Jurídico 


¿Cómo se atribuyen las competencias a las Comunidades Autónomas?

¿Cuáles son las vías por las que las Comunidades Autónomas (en adelante, CCAA) pueden obtener competencias? Mediante el presente artículo trataremos de dar respuesta a esta pregunta.

Comenzaremos por afirmar que la asunción de competencias puede realizarse por vía estatutaria o extraestatutaria. 

A través de la vía estatutaria –que se recoge en el artículo 147.2.d) de la Constituciónlas CCAA logran competencias mediante sus Estatutos de Autonomía. Es decir, para conocer cuáles son las competencias de cada una de las CCAA es indispensable atender a las cláusulas de los Estatutos.

Esta vía sin embargo, no es ilimitada y por ello, deben respetarse los límites establecidos en el artículo 149.1. de la Constitución Española (a partir de ahora, CE). Además, las competencias atribuidas en los Estatutos deberán interpretarse de conformidad con el conjunto del texto constitucional. Dicho de otro modo, no se trata solamente de respetar las competencias exclusivas del Estado (art.149.1. de la CE) sino de ser conscientes de que determinadas materias reservadas para ser legisladas a través de leyes orgánicas no podrán incluirse en los Estatutos de Autonomía.

Veamos ahora en qué consiste la atribución de competencias de las CCAA por vía extraestatutaria. Nos hallaremos ante este modo de atribución competencial cuando las competencias se atribuyan mediante leyes marco, leyes orgánicas de transferencia o delegación y cuando la atribución se realice por remisión a otras leyes del Estado.

Mediante las leyes marco –previstas en el art. 150.1. de la CE– en materias de competencia estatal es factible atribuir a todas o a alguna de las CCAA la facultad de dictar normas propias en el marco de los principios, bases o directrices de la propia ley marco. Hasta ahora es una posibilidad que no se ha utilizado.

A través de las leyes orgánicas de transferencia o delegación –opción recogida en el art.150.2. de la CEel Estado puede transferir a las CCAA facultades correspondientes a materias de titularidad estatal, siempre que éstas sean susceptibles de transferencia o delegación. No serán susceptibles de ser transferidas o delegadas aquellas competencias inherentes al mantenimiento de la unidad del Estado o las que perjudiquen a la salvaguarda del principio de estabilidad. Esta vía extraestatutaria –a diferencia de las leyes marco-  ha sido empleada con relativa frecuencia (por ejemplo, cuando se aprobaron las leyes orgánicas (LO) 11 y 12/1982 de transferencias a Canarias y Comunidad Valenciana, cuando se aprobó la LO 9/1992, de transferencia de competencias a las Comunidades que accedieron a la autonomía por la vía del artículo 143, etc.).

Es posible también que la atribución competencial de las CCAA pueda llevarse a cabo por remisión a otras leyes del Estado. En este caso, las funciones que corresponden a las CCAA en ciertas materias dependen de lo que se disponga en alguna ley del Estado a la que la Constitución o el Estatuto se remiten para completar la definición de las competencias atribuidas. Así ocurre en materia de Administración de Justicia, en que los Estatutos se remiten a la Ley Orgánica del Poder Judicial. 

RELACIONADOS