Jurídico 


¿Cómo reclamar una deuda? El proceso monitorio

La crisis que impera en nuestro país desde hace unos años, ha llevado a que el número de acreedores que no ven sus créditos satisfechos aumente considerablemente. Ante la falta de cumplimiento de los deudores cabe preguntarse, ¿cómo puedo hacer para cobrar mi crédito?

Reclamación de deudas, el proceso monitorio.

A lo largo del presente artículo quisiera explicar, de forma breve y sencilla, uno de los instrumentos que nos brinda el ordenamiento jurídico para poder reclamar el pago de una deuda, el proceso monitorio, regulado en los artículos 812 a 818 de la Ley de Enjuiciamiento Civil (LEC).

Como señala la propia LEC, al proceso monitorio podrá acudir aquella persona que pretenda de otra el pago de una deuda dineraria de cualquier importe, siempre que ésta haya vencido, sea exigible y se acredite mediante documentos firmados por el deudor, facturas, albaranes o cualquier otro que deje constancia de la deuda existente entre acreedor y deudor.

El procedimiento monitorio comienza por petición del acreedor ante el Juzgado de Primera Instancia del domicilio o residencia del deudor o, de no conocerse, ante el del lugar en el que el deudor pudiera ser encontrado. En esta petición deberá constar la identidad y domicilio del deudor, el origen y la cuantía de la deuda y acompañarse de los documentos acreditativos de la misma. La sencillez de esta primera fase del proceso hace que no sea necesaria la intervención de abogado ni procurador en ella.

Respecto a la admisión de la petición:

-En caso de que los documentos aportados constituyesen un principio de prueba del derecho del acreedor, el secretario judicial requerirá al deudor para que, en un plazo de 20 días, pague al acreedor. El deudor podrá comparecer ante el Tribunal para alegar lo que considere oportuno.

-Si existen dudas acerca de los documentos aportados, el Juez resolverá  lo que corresponda sobre la admisión a trámite de la petición inicial.

-Si la cantidad reclamada no fuera correcta, el secretario judicial dará traslado al juez y éste podrá plantear al peticionario aceptar o rechazar una propuesta de requerimiento de pago por un importe inferior al inicialmente solicitado.

Ante el requerimiento de pago al deudor, se podrán dar una serie de casos:

-Si el deudor no atiende el requerimiento de pago, el secretario judicial dictará decreto dando por terminado el proceso monitorio y se dará traslado al acreedor para que inste el despacho de ejecución. De esta forma, despachada la ejecución, ésta proseguirá conforme a lo dispuesto para las sentencias judiciales.

-Si el deudor atiende el requerimiento de pago, el secretario judicial acordará el archivo de las actuaciones.

– En caso de oposición del deudor dentro del plazo, el asunto se resolverá en el juicio que corresponda, ya sea verbal u ordinario.

El proceso monitorio es un buen instrumento para reclamar deudas por su, en principio, carácter sencillo y rápido. Como ya se ha dicho, no es necesaria la intervención de abogado ni procurador en una primera fase y, tras las últimas reformas, el Legislador ha querido dar una mayor difusión a éste proceso,  liberándolo de los límites de cantidad anteriormente existentes. Sin embargo, es necesario señalar que su sencillez y celeridad no ha acabado de ser conferida con total acierto en las reformas realizadas por el Legislador. Si tenemos la fortuna de conocer el domicilio o paradero del deudor, ya que de otra forma el proceso difícilmente prosperará, es muy posible que el asunto acabe tratándose en juicio ordinario o verbal que, por lo general, será lento y tortuoso.

Vía|Ley de Enjuiciamiento Civil

Más información|Cobratis

Imagen|Reclamación de deudas, el proceso monitorio

En QAH|¿Qué es el Proceso Monitorio Europeo?

RELACIONADOS