Derecho Mercantil, Economía y Empresa, Jurídico, Marketing 


¿Cómo puedes convertirte en tu propia marca?

En el ámbito comercial, la creación de confianza en la mente de un cliente potencial es fundamental. Uno de los principales elementos generadores de confianza es la imagen.

Así, la creación de una imagen personal juega un papel muy importante en los resultados que obtenemos, tanto en el ámbito personal como profesional. A esto se le conoce como branding. Desarrollar un buen branding personal genera confianza, empatía y lealtad.

1. La ropa puede proyectar una imagen de alto nivel: por ejemplo, los colores oscuros inducen la idea de mayor autoridad que los colores claros, que más bien proyectan accesibilidad. Especialistas en branding recomiendan utilizar tonos grises o azul marino; en lugares de calor, quizá no traje, pero sí manga larga. Si vistes formal o casual, siempre debes proyectar profesionalidad y desarrollar tu imagen personal en función al nicho de mercado que deseas llegar.

2. Aprovecha los avances de la tecnología. Poder explicar de inmediato una propuesta de negocios o proporcionar en el momento algún dato o información relevante es un poderoso valor agregado y crea una ventaja mayor que el recurrir al clásico “no tengo el dato en este momento” o “te lo envío al rato”, por lo anterior considera las ventajas de utilizar algún dispositivo móvil. Hoy en día existen muchas opciones en el mercado.b1

3. Ser empático con nuestros clientes. Aquí interviene la inteligencia emocional, que nos permite identificar si nos encontramos en el mejor momento para que nuestro cliente preste atención, si está estresado o cuál es el mejor momento para hacerle la oferta. Es importante para el cliente sentir que lo entendemos, lo atendemos y le damos la importancia que tiene como persona. Fortalece tu imagen personal añadiendo una nota personal a la venta, felicitando a tu cliente en su cumpleaños o aniversario.

4. La puntualidad. El respeto que les mostramos a nuestros clientes al llegar a tiempo a una cita es básico para la construcción de una imagen que inspire confianza.

5. Tu apariencia debe respaldar tu posición: también tu liderazgo, tus capacidades, tus conocimientos y experiencia. A través de nuestra imagen personal debemos de proyectar los años de preparación y experiencia profesional. Una buena imagen implica mucho más que sólo vestir bien. Requiere de un profundo autoconocimiento y de la congruencia entre el SER-HACER-DECIR.

Recuerda: desarrollar un buen branding personal es sumar a las ventas una poderosa herramienta generadora de relaciones de negocio de largo plazo.

¿Qué tanto vendes tu propia marca?

Vía| 5 claves que aprender del Personal Branding con José Mourinho
Más información| Ana Vásquez Colmenares
Imagen| Personal Branding
En QAH| Branding (I): ¿qué es, cuál es su objetivo y qué importancia tiene?

RELACIONADOS