Derecho Mercantil, Economía y Empresa, Jurídico, Marketing 


¿Cómo poner nombre a una marca?

Sistema para recolectar, analizar, y mejorar los puntos de contacto de la marca.

En un momento en el que todos los productos son iguales, la marca ha pasado a ser un valor estratégico fundamental. Enrique Martín lo afirma en su libro: “las marcas son las únicas herramientas de marketing que otorgan cierta estabilidad a las empresas: cambia el mercado, cambian todos los elementos del marketing mix, pero la marca perdura”. 

Dicen que elegir un buen nombre de marca es como empezar el día con buen pie. Y no me extraña, actualmente hay más de seis millones registradas con las que tenemos que competir. En ese sentido, la marca tiene que explotar su capacidad de aportar significado en lugar de designar productos. BMW se ha apoderado del placer de conducir y Coca Cola de la felicidad, valores, todavía difícilmente imitables. Así que hoy en día tiene más sentido que nunca construir una imagen propia e inconfundible.


Se recomienda seleccionar nombres de marca evocadores, arbitrarios o inventados.
 El Caserío es una marca evocadora. Sugiere significados relacionados con lo artesano, pero no lo describe de forma directa. Las marcas arbitrarias utilizan palabras tomadas fuera de contexto para definir la esencia de la marca. Un ejemplo lo tenemos en PUMA que utiliza el felino para su línea de ropa deportiva  o Apple para los ordenadores. BIMBO es una palabra ficticia para definir el pan de molde. En las marcas ficticias tu única limitación es tu imaginación .

La razón radica en que estas marcas tienen mayor fuerza distintiva,  más posibilidades de registro en las oficinas de marcas (como la OEPM, OAMI y OMPI) y son más fáciles de defender en los tribunales, que los nombres genéricos y descriptivos. 

Debemos proteger las marcas para evitar sorpresas legales

Los tres reflexiones más interesantes de la creación de nombres de marca giran alrededor de estas tres ideas.Por un lado, crear un nombre de marca eficaz y protegerlo a través de estas instituciones es toda una inversión y no un gasto. Proporciona lo que se define en marketing como ventajas competitivas.  Por otro lado, el naming siempre empieza como una labor de marketing. Debemos reflexionar estratégicamente si el nombre se adapta a la identidad de marca recapacitando sobre el público objetivo, el producto, la cultura organizacional , etc.

Y por último evitar el conservadurismo y la falta de riesgo. Me doy el privilegio de variar mínimamente  una palabra (empresa/marca) para terminar con esta gran cita de Peter Drucker:   “Donde hay una marca de éxito alguien tomó alguna vez una decisión valiente”.

Vía | Nominología 

Más información | Tips 

Imagen | Brand Touch Cvcle  Fake Brands

En QAH | Fans y clientes de una marca ¿Qué les diferencia?

RELACIONADOS