Cultura y Sociedad 


Cómo organizar un espacio de trabajo en casa

Cómo organizar un espacio de trabajo en casa

Cómo organizar un espacio de trabajo en casa

Actualmente las condiciones de trabajo han cambiado. Con el desarrollo de internet, el comercio online y las telecomunicaciones, cada vez es más habitual que trabajemos desde casa y tengamos la necesidad de convertir una de las habitaciones en un acogedor estudio o simplemente un rincón de trabajo.

Todos tenemos en casa un pequeño espacio donde pasamos tiempo estudiando, escribiendo, leyendo, en el ordenador, etc…. o simplemente trabajando.

Los rincones de trabajo cada vez se personalizan más y se busca crear un ambiente agradable y acogedor en el que pasar las horas disfrutando de nuestros hobbies o desarrollando proyectos, de forma cómoda, tranquila y sin perder la concentración.

Las claves de este espacio son:

1. El lugar.

A menos que puedas reservar una habitación de tu casa para hacer tu estudio, unos metros (no hacen falta demasiados) pero que sean realmente TUYOS. Puede ser una esquina en tu habitación o un área que pueda aprovecharse en la sala. Trata de delimitar tu área de trabajo de las demás, puede ser con objetos simbólicos no precisamente con paredes.  Recuerda que es tu espacio y es para trabajar, si compartes casa con alguien más asegúrate que respete tu rinconcito.

Aislarnos un rato del mundo con aquello que nos apasiona es muy necesario.

Las habitaciones de estudio deben ser espacios que ayuden, sobre todo, a mantener la concentración de sus ocupantes. Por ello, es aconsejable pintar las paredes con colores claros y neutros que no llamen nuestra atención y nos distraigan. Tonos como el blanco, el marfil, el crema o el amarillo pálido son ideales para este tipo de habitaciones.

Aprovecha cualquier rincón

En las casas no sobran los metros cuadrados. Por eso me encantan las propuestas en las que se nota que han aprovechado hasta el último centímetro.

En la habitación

En la habitación

En el salón

En el salón

En el pasillo

En el pasillo

En el hueco debajo de la escalera

En el hueco debajo de la escalera

La mesa no tiene porque estar vista

La mesa no tiene porque estar vista

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2. La distribución. 

Espacio y usos mandan, y la comodidad prima.

Para mí en un estudio, la idea es que con pocos euros consigamos un entorno en el que poder hacer nuestras cosas. Aunque estas habitaciones cumplan una función determinada, no quiere decir que no podamos darle un toque personal y adaptarla a nuestros gustos. Puedes incorporar algunos elementos decorativos como plantas, cuadros, marcos de fotografías, etc. y aportar un poco de color al espacio con algunos textiles como cortinas y alfombras.

Sácale el mayor jugo a las paredes a través de repisas, libreros, o decorando con cuadros; si tu trabajo pertenece a profesiones creativas no dudes en hacerte un tablero de bocetos o inspiración, por otra parte si la planificación es fundamental puedes colocar un pizarra blanca o de tiza.

Espacio de trabajo

Espacio de trabajo

3. La luz.

Una buena iluminación es fundamental en las habitaciones de estudio. Lo mejor es aprovechar la luz natural a través de las ventanas aunque no suele resultar fácil. Puedes colocar una gran lámpara central en la sala y otra que alumbre la mesa de trabajo, procurando que no te ilumine directamente. Busca opciones que te proporcionen una luz difusa y evita las lámparas fluorescentes arriba de tu cabeza.

Espacio de trabajo

4. Mobiliario.

No hace falta demasiado mobiliario, hay muebles que son básicos independiente de tu perfil o el tipo de trabajo que desempeñes, como escritorio, un asiento cómodo y algunas estanterías para colocar archivadores, libros, revistas, documentos, etc. lo ideal es elegir pocos muebles pero que sean grandes y dispongan de espacios en los que podamos almacenar nuestros distintos artículos y objetos de trabajo o estudio.

Procura que cada mueble tenga una función, olvídate de aquellos decorativos que sólo ocupan espacio innecesariamente.

Elige un escritorio pequeño si la mayoría de tus tareas son en ordenador; cuantas más labores manuales realices, más grande será tu escritorio para finalmente convertirse en una mesa de trabajo.

Si la mayoría del tiempo permanecerás sentado mientras trabajas, antepón comodidad a apariencia; comprar una silla ergonómica es una inversión que vale la pena y tu espalda lo agradecerá.

Espacio de trabajo Espacio de trabajo Espacio de trabajoEspacio de trabajo Espacio de trabajo Espacio de trabajo Espacio de trabajo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Vía | Tania D.Crespo

Imágenes | Pinterest

RELACIONADOS