Coaching Profesional 


¿Cómo nos afecta el paso del tiempo?

“La angustia por el paso del tiempo nos hace hablar del tiempo que hace.” Eso es lo que dice y piensa Amelié y eso es lo que nos ocurre a nosotros constantemente.

El tiempo pasa deprisa cuando lo que estamos haciendo nos gusta, cuando estamos motivados, concentrados, cuando lo que hacemos es nuevo para nosotros o nos despierta la curiosidad. Sin embargo, el tiempo es eterno cuando lo estamos pasando mal, cuando lo que hacemos es aburrido, cuando una situación nos resulta incómoda o cuando estamos enfermos.

Todo esto está influenciado por factores tanto internos como externos. Las agujas del reloj parece que no pasan de igual manera cuando llueve que cuando hace sol; cuando nos dan buenas noticias o cuando éstas son malas; cuando estamos angustiados por algo o cuando los planes salen bien.

El paso del tiempo

El paso del tiempo

Cuando nos hacemos mayores parece que la vida se ha escapado en un suspiro y que el tiempo ha volado. Parece como si el contador de días en vez de sumar, fuese restando poco a poco. Esto no hace más que angustiarnos y llenarnos de dudas sobre el qué y cómo pasará; qué podría haber hecho o qué he dejado de hacer.

 Esta angustia se crea por el simple hecho de que el tiempo es algo que no podemos controlar. Podemos organizarlo o medirlo, pero no podemos impedir que pase. Por eso, solemos autoengañarnos pensando que controlamos el tiempo, que lo disfrutamos al máximo, que en nuestra vida nada gira en torno a él y sin embargo, nos equivocamos. Nos pasamos el año planeando 15 días de vacaciones o hacemos que nuestros días se basen en la hora en la que podemos salir del trabajo.

 Lo único que podemos hacer ante esto es resignarnos, aceptar que el tiempo siempre va a pasar aunque no queramos y que no lo podemos detener, pero siempre podemos exprimirlo al máximo, disfrutarlo y ganarle pequeñas batallas, aún sabiendo que él siempre nos va a ganar la guerra.

 Vía| Investigación y ciencia

Más información|Psicoblog

Imagen|El tiempo

En QAH| La importancia de valorar el tiempo

 

 

RELACIONADOS