Economía y Empresa 


¿Cómo mejorar tu economía domestica? III

En este nuevo artículo de economía domestica, vamos a tratar un tema que es muy relevante, y me refiero a  saber y comprender qué es un activo y qué es un pasivo, ya que muchas veces estos conceptos están confusos. En anteriores artículos hablamos de nuestra cuenta de resultados y de la clasificación de los gastos.

Para dar una definición clara, en términos de economía personal,  un activo es algo que pone dinero un tu bolsillo, mientras que un pasivo es algo que saca dinero de tu bolsillo.

Habitualmente por comentar un ejemplo recurrente, es pensar que nuestra casa es un activo, ¿y no lo es? Pues la respuesta es no, la vivienda provoca en nuestro bolsillo o en nuestra cuenta de ingresos y gastos, una salida de dinero, comunidad, seguros, luz, agua, gas, … con lo que la vivienda es un pasivo, ¿y el coche? Nuevamente un pasivo la gasolina, seguro, gastos de mantenimiento, salida y salida de efectivo de nuestras cuentas.

Es probable que esto haya dado un vuelco a la forma de pensar de mucha gente (y en muchos economistas/contables) la definición o la forma de entender el activo y el pasivo no se corresponde con el criterio contable, ya que tanto la vivienda como el coche formaría parte del activo siguiendo ese criterio, pero ¿por qué? No hemos visto que no provoca ningún ingreso, el único caso en el que una vivienda sería activo es si tenemos dicha vivienda para alquilar, entonces sería un activo porque metería dinero en nuestro bolsillo.

Vamos a ver ahora 4 cuadrados:

Captura de pantalla 2013-04-07 a las 23.21.3407-04-2013

Estos cuadrados que pueden parecer a priori unas simples líneas representan la situación de nuestra economía, representan los flujos de dinero que tiene nuestra economía. Algunos en este punto se preguntarán si nos hemos desviado del tema del artículo. Pues no, y os voy a explicar el porqué.

Tenemos unos ingresos y unos gastos, eso nos va a dar un saldo positivo o negativo, es decir al final del mes tendré más o menos dinero en mi cuenta tal y como hemos visto en los anteriores artículos. Por otro lado tenemos unos activos y unos pasivos, que van a provocar una entrada o salida de dinero, es decir unos ingresos o gastos, y ahí la relación.

En el ejercicio que os propuse en el anterior artículo, estábamos destinando parte de nuestro exceso de ingresos para ahorrar y poder adquirir un activo que siga poniendo dinero en nuestros bolsillos. Si habéis cumplido lo propuesto tendréis ahorrado entre (6 y  120  euros) la diferencia es considerable, pero estoy seguro de que los que metieron 0,10 € y ahora tienen 6 euros en su mayoría pueden incrementar esa cifra. Ese capital es con el que vamos a crear activos que permitan poner dinero en nuestro bolsillo.

¿Habéis cumplido el método de ahorro? ¿Os habéis pasado o quedado cortos? ¿Pensabais que vuestra casa era vuestro mejor activo? Espero vuestros comentarios.

En QAH | ¿Cómo mejorar tu economía doméstica? II¿Cómo mejorar tu economía doméstica?

RELACIONADOS