Economía y Empresa, Finanzas 


¿Cómo mantiene un país su tipo de cambio estable? Ejemplo de Suiza

Banco Nacional de Suiza

Después de mucha incertidumbre en la Zona Euro, parece haber una salida, pero quiero mostrar cómo cuando un Banco Central actúa con un objetivo firme, el mercado responde. Y para ello, ilustro el ejemplo del Banco Nacional de Suiza y la apreciación que sufrió el franco suizo con la crisis, pues en tiempos de crisis tiene algo muy preciado que no todas las divisas tienen: la seguridad. Esto hace que cuando existen problemas, se produzca un flujo de capitales hacia el país con el objetivo de cubrirse del posible riesgo de quiebra del euro, al mantener la riqueza en francos suizos. La evolución del franco suizo es un buen medidor del riesgo que se percibe en el mercado.

Durante 2011 con el recrudecimiento de la crisis de la deuda y los rescates de Portugal e Irlanda el flujo de euros que salía con dirección a Suiza se incrementó. Esto significó una apreciación del franco, pues un aumento de la demanda de francos a cambio de euros lleva a una apreciación del franco y depreciación del euro. Entre abril y agosto de 2011, el franco se aprecio frente al euro un 20% aproximadamente, llevando la cotización de 1,30 francos por euro aproximadamente a 1,04 francos por euro aproximadamente, con una tendencia a la paridad (1 franco igual a 1 euro). El Banco Nacional de Suiza no estaba dispuesto a dejar que esto pasase, ya que prefería una moneda depreciada respecto del euro en una cota en torno a 1,20 francos por euro, puesto que perjudica gravemente a las empresas suizas que exportan sus productos a la Unión Europea. Se estima que si el tipo de cambio se sitúa en 1,10 francos por euro, el Producto Nacional Bruto suizo caería un 5%, y si alcanzase la paridad la caída sería del 10%.

Tipo de cambio franco/euro

El 3 de agosto de 2011, el Banco Nacional de Suiza anunció que llevaría a cabo medidas para contrarrestar esta apreciación, consistentes en aumentar la liquidez del mercado mediante la emisión de dinero, que haría aumentar la oferta de francos para contrarrestar la apreciación. Actuó el día 10 y el efecto fue inmediato: fuerte caída del franco, que desde entonces se depreció progresivamente hasta superar la cota de 1,20 francos por euro.

 Tras unos meses, el tipo de cambio se ha estabilizado durante 2012 en 1,20 francos por euro, objetivo del Banco Nacional de Suiza para mantener la competitividad de la economía. Esto tiene un impacto sobre las reservas de divisas de la entidad. Puesto que emite más moneda para comprar euros, sus reservas están creciendo con fuerza para mantener el nivel de 1,20 francos por euro.

Se puede apreciar como las reservas se incrementaron con fuerza a partir de 2010 (inicio de los problemas de Grecia) y  también a partir de agosto de 2011. Con el mantenimiento del tipo de cambio, han vuelto a crecer, lo que significa que existe una fuerte demanda de francos a la que el Banco Nacional tiene que hacer frente inyectando más liquidez y comprando más divisas. En menos de un año, las reservas se han incrementado un 82%. Cada día, el Banco Nacional de Suiza gasta aproximadamente 3.000 millones de francos en mantener el tipo de cambio establecido, y se ha convertido ya en el sexto país del mundo por reservas, superado por China, Japón, Arabia Saudí, Rusia y Taiwan.

Reservas Banco Nacional de Suiza en Francos Suizos

 

 Pese a que acumular reservas puede parecer positivo, en este caso no lo es tanto, ya que la gran mayoría de los flujos que entran están denominados en euros, que ante una eventual disolución de la moneda única dejaría un buen agujero en el balance de la entidad. Su exposición es por tanto elevada, algo que ha tratado de compensar vendiendo euros a cambio de terceras monedas con más solvencia. Sin embargo, esta estrategia no la ha podido llevar a cabo todo lo que querría, puesto que la debilidad del euro es manifiesta, y si tratase de vender reservas en el mercado haría que la cotización del euro cayese, perjudicando a la Zona Euro, con el rechazo que eso crearía entre sus principales socios (la Unión Europea) y disminuyendo asimismo el valor de sus propias reservas.

Suiza tiene por tanto interés por que la resolución de la crisis del euro sea positiva, pues sus reservas dependen de ello y una recuperación de la moneda única le haría poder diversificar su riesgo.

 

Más información| Banco Nacional de Suiza 

Imágenes| Swissworld, gráficos de elaboración propia.

En QAH| Mercado de divisas: sistemas de tipo de cambio

 

RELACIONADOS