Cultura y Sociedad 


Cómo los perros captan las emociones

perro emociones¿Alguna vez te has preguntado si los perros nos pueden leer la mente? ¿Parece que tu perro te consuela cuando estás triste o enfermo? ¿Cuando discutes con tu pareja tu perro se esconde?

Nuestros perros no son adivinos ni telepáticos, pero tienen una abilidad especial para “sentir” nuestras emociones.

Los perros y los humanos tenemos sistemas sociales semejantes. Ambos vivimos en familias muy cercanas (manadas) cuyos miembros se protegen entre sí y existe una confianza plena. Y ambos disponemos que complejos sistemas de comunicación no verbal a base de posturas corporales y expresiones faciales. Cuando nuestros ancestros, hace mucho tiempo, comenzaron a domesticar a los primigenios perros, la capacidad de comunicación entre ambas especies fue determinante, y los perros aprendieron pronto que ser capaces de anticipar nuestras emociones les repercutía más comida, protección o un poco de cariño.

Muchas veces la capacidad de nuestros peludos amigos de leer situaciones cotidianas nos sorprende. Pero no debería. Debemos de tener en cuenta que los perros caseros, aquellos con la comida y cobijo asegurados, tienen como único propósito vigilar nuestro tono de voz, nuestra rutina diaria, nuestro lenguaje corporal. Aunque no muchos de nosotros se olvidarían de dar de comer a su mascota, o le darían una patada si se lo encuentran en medio del pasillo, o incluso lo echarían a la calle si tuvieran un mal día, siglos y siglos de evolución han llevado a estos animales a estar pendientes de nuestra actitud diaria, porque de ello podría depender su supervivencia.

Lenguaje corporal

Los perros son observadores natos. Mejores que nosotros, sin duda. Al desarrollar el lenguaje hablado, los humanos hemos llegado a depender tanto de él que nuestra capacidad de leer los signos subliminales casi ha desaparecido. Ya no miramos a la gente a los ojos para intentar conocer sus intenciones, o nos fijamos en su lenguaje corporal, sino que solo atendemos a lo que nos está diciendo. Prestamos tanta atención a las palabras que hemos permido la capacidad de evaluar situaciones a partir de otros signos mucho más sutiles, pero no por ello menos importantes.

Nuestros perros pueden leer nuestro lenguaje corporal. Se dice que el 90% de nuestra comunicación es no-verbal. Tu postura, tu forma de moverte, la brusquedad con la que lo haces, la posición de la cabeza, y por supuesto nuestra expresión facial dice mucho sobre nuestro estado de ánimo. Si estás enfadado, aún sin decir una sola palabra, tu perro sabrá perfectamente que es mejor apartarse de tu camino. Si te siente contento te llevará un juguete para que se lo tires. E incluso si percibe tu tristeza, puede ponerte la cabeza en el regazo en un intento de consolarte.

Los perros pueden sobretodo leer nuestras expresiones faciales. Prueba a hacer este sencillo experimento. Siéntate delante de tu perro sin hacer ningún movimiento con tu cuerpo. Mantén una postura relajada. Ahora, mientras miras a tu perro, adopta una expresión exageradamente feliz, con una sonrisa de oreja a oreja. Verás que a tu perro se le ilumina la cara y casi sonríe también, moviendo la cola alegremente. Ahora pon cara de estar muy enfadado. Solo la expresión facial, no digas ni una palabra ni muevas el cuerpo. Automáticamente la expresión de tu perro cambiará, bajará la mirada y adoptará una postura de arrepentimiento. Esta expresión de arrepentimiento es también la que obtenemos cuando llegamos a casa y vemos que nuestro perro ha hecho algún destrozo, y cuando lo miramos lo vemos todo apesadumbrado. Por mucho que queramos ver culpabilidad, en este caso lo que estamos viendo es solo una respuesta a nuestra expresión enfadada. El perro no sabe porqué estamos enfadados, pero adopta una postura sumisa para evitar enfrentamientos.

Sonidos

No solo el oído de los perros es más fino que el nuestro, sino que además pueden percibir un mayor rango de frecuencias. Si alguna vez te has preguntado cómo tu perro puede predecir tu llegada a casa, sea precisamente por esta capacidad de detectar sonidos increiblemente sutiles. Y nuestro tono de voz. Puede ser que no entiendan las palabras, pero tu perro conoce tu tono de voz cuando estás alegre, triste o enfadado. Incluso sin verte, solo por la forma en que pronuncias su nombre, tu perro sabrá si es conveniente acudir a la llamada o no.

Olores

El sentido del olor canino es aproximadamente un millón de veces más fino que el nuestro. El 40% de su cerebro está dedicado a la interpretación de los olores. Probablemente, para nuestro perro somos una imagen, pero también un conjunto de olores característico, que nos hace inconfundibles y únicos. Por esta increible capacidad olfativa se están usando perros como alerta médica en casos de diabetes, para detectar de forma temprana ataques epilépticos e incluso se les está entrenando para la diagnosis de ciertos tipos de cáncer.

Se dice que los perros pueden oler el miedo. Probablemente ésto sea cierto. Al igual que cuando mentimos nuestro organismo sufre cambios sutiles en ritmo cardíaco, presión sanguínea y respiración, cuando tenemos miedo se producen cambios orgánicos fácilmente detectables por un animal con la capacidad olfativa de los perros. Muchas veces cuando nuestro perro reacciona negativamente hacia un desconocido, puede ser porque ha detectado nuestra propia ansiedad hacia esa persona, pequeños signos casi imperceptibles que nuestro perro, tan sintonizado con nosotros, detecta. Se han hecho estudios donde se ha visto que incluso en algunas ocasiones nuestro perro reacciona negativamente hacia una persona o un lugar del que nosotros no somos conscientes de que nos transmite una sensación negativa a nosotros mismos a un nivel subconsciente, casi primal. Si a tu perro no le gusta una persona o un lugar, lo más probable es que sea porque a tí no te gusta. Quizá deberíamos empezar a hacerle más caso a esas reacciones instintivas. Quién sabe.

Fuente | YellowBlog

RELACIONADOS