Coaching y Desarrollo Personal 


Cómo identificar un duelo complicado

El duelo se refiere al dolor emocional que se experimenta al haber perdido algo o alguien significativo en nuestras vidas. Se trata de un proceso normal que tiene una duración de entre seis meses y dos años (Barreto y Soler, 2007; Nomen, 2008).

Un duelo normal conlleva un periodo en el que la persona expresa su tristeza con normalidad y al cabo de un tiempo comienza a reestructurar su vida y a realizar las actividades habituales. Recupera el funcionamiento normal de funciones básicas como el apetito, el sueño, el deseo sexual, así como los estados de ánimo positivos.

Es difícil determinar cuándo ha finalizado un duelo, aunque se considera que el momento clave es aquel en el que la persona es capaz de recordar con afecto sereno al fallecido y a las experiencias compartidas.

Sin embargo, en otras ocasiones el proceso no se desarrolla de este modo. Si la persona no expresa su pena o bien la expresa con la misma intensidad durante semanas o meses, si tiene incapacidad para desvincularse del fallecido, si no recupera las actividades de la vida cotidiana o si experimenta altos niveles de depresión o ansiedad, podemos estar ante un duelo complicado.

como-identificar-duelo-tom-skarbek-wazynski

¿Cómo saber si una persona que atraviesa un duelo necesita ayuda profesional? Si la persona presenta las siguientes características con gran intensidad y frecuencia, será recomendable que busque ayuda:

  • Pensar tanto en la persona fallecida que incluso resulta difícil realizar tareas cotidianas
  • Recordar al fallecido con profunda tristeza o pensar repetidamente en la posibilidad de que vuelva
  • Buscar al fallecido por todas partes y a casi todas horas
  • No establecer planes futuros
  • Sentirse insensible, sin respuesta emocional
  • Negar la muerte, sentir incredulidad o pensar que todo es un mal sueño
  • Sentir la vida vacía y sin sentido
  • Presentar profunda tristeza o irritabilidad
  • Considerar que el mundo ya no es un lugar seguro ni controlable
  • Sentirse mal por avanzar en la vida (ej. Hacer nuevos amigos o tener nuevos intereses)
  • Sentir culpa por estar vivo o creer injusto seguir vivo
  • Tener sentimientos de utilidad
  • Aumentar el consumo de alcohol, tabaco o pastillas
  • Adelgazamiento excesivo, aumento de la tensión y otros síntomas físicos
  • Tener deseos de morir

En caso de tener estos síntomas, el profesional ayudará a la persona a procesar las emociones, a adaptarse a los cambios y a recuperar su funcionalidad cotidiana.

 

* Vía|

Barreto, P. y Soler, M. C. (2007). Muerte y Duelo. Madrid: Síntesis.

Nomen, L. (2008). Tratando… el proceso de duelo y de morir. Madrid: Pirámide

*Imagen | Tom Skarbek-Wazynski

RELACIONADOS