Salud y Deporte 


¿Cómo funciona una Resonancia Magnética?

Muchos de nosotros nos hemos realizado alguna vez una Resonancia Magnética. Igualmente, no son pocas las veces que vemos en los medios de comunicación que un deportista debe someterse a esta prueba al sufrir una lesión. Gracias a esta técnica obtenemos imágenes precisas del interior de nuestro organismo, sin necesidad de ser intervenidos. Pero, ¿sabemos realmente en qué consiste esta tecnología y qué beneficios nos aporta?

El nombre real del fenómeno físico que da pie a esta técnica de imagen es el de Resonancia Nuclear Magnética (RNM). No obstante, debido al rechazo que provoca la palabra “nuclear”, y dado que no se rige por los mismos principios que los procesos físicos de energía nuclear, nos referimos habitualmente a esta técnica como Resonancia Magnética (RM).

Este fenómeno físico fue descubierto en fechas relativamente recientes: En el año 1946, los equipos dirigidos por los profesores Felix Bloch en Stanford y Edward Purcell en Harvard, publicaron los resultados de sus investigaciones de manera independiente y simultánea: Resulta curioso destacar que,  en una época en la que no existían los medios para compartir la información actuales, ambos científicos llegaron a conclusiones similares a miles kilómetros de distancia con solo 3 semanas de diferencia. Dado que los resultados se enviaban a publicar por correo ordinario,  las conclusiones de ambos se publicaron en el mismo número de la revista Physical Review en Enero de 1946.

En esos resultados describen cómo los núcleos de ciertos átomos son capaces de absorber y emitir energía al ser excitados mediante señales de radiofrecuencia cuando se encuentran en el interior de un campo magnético intenso. No será hasta 30 años más tarde cuando se producen sus primeras aplicaciones en el campo de la medicina, siendo Raymond Damadian, en 1976, el primero en diseñar un dispositivo capaz de detectar un tumor cerebral en una rata de laboratorio, valiéndose de esta tecnología.

Un equipo de Resonancia Magnética se compone de distintas partes, básicamente:

  • Un imán de grandes dimensiones. Lo suficientemente grande para que pueda introducirse una persona o una parte de ella dentro del mismo.
  • Un sistema emisor de radiofrecuencia, similar a una emisora de radio.
  • Un sistema para hacer cambiar el campo magnético rápidamente, conocido como gradientes.
  • Una bobina o antena, que se dispone alrededor del paciente y sirve para recoger la señal de radiofrecuencia emitida por nuestro cuerpo.  Existen diferentes tipos en función del estudio a realizar (rodilla, cráneo, etc).
  • Una camilla, donde colocar al paciente para que pueda entrar en el imán.
  • Un ordenador donde poder procesar las señales recibidas del cuerpo humano y poder generar imágenes.

Procedimiento

El examen de Resonancia Magnética comienza con la colocación del paciente sobre la camilla, y la disposición de una antena alrededor de la parte anatómica a estudiar. En segundo lugar, se hace pasar al paciente al interior del imán. Una vez dentro, los núcleos de hidrógeno de nuestro organismo se alinean con el campo magnético existente.  Todos los átomos con un número impar de protones o neutrones, presentan este fenómeno físico, no obstante, se eligió el Hidrógeno para su uso sanitario, por su alta presencia en el cuerpo humano y por su elevada señal de Resonancia. El núcleo del Hidrógeno (o protón), presenta un movimiento de espín magnético: gira sobre sí mismo, al igual que lo hace la tierra, siendo la dirección del eje de giro de este movimiento lo que se alinea con el campo magnético.

Una vez posicionado el paciente, se emiten una serie de señales de radiofrecuencia para desestabilizar a los núcleos previamente alineados. Desaparecidas las señales de Radiofrecuencia, los núcleos vuelven a su posición de alineamiento devolviendo la energía adquirida también en forma de señal de Radiofrecuencia. Esta señal es adquirida por la antena y enviada al ordenador del equipo para que pueda ser procesada. Gracias a que cada tipo de tejido del cuerpo responde de diferente manera a la excitación y que hacemos variar el campo magnético con los gradientes para ir seleccionando progresivamente pequeñas porciones de nuestro organismo, podemos formar imágenes en las que podemos diferenciar el interior del cuerpo humano. Estas imágenes representan cortes en cualquier dirección de nuestro cuerpo, y son las que verá el médico para poder elaborar un diagnóstico.

A diferencia de las técnicas de imagen que utilizan los Rayos X para la generación de Imagen Cerebralimágenes, en la Resonancia Magnética no se han demostrado efectos adversos para la salud. No obstante, la presencia de un imán con un campo magnético intenso, hace peligroso el acercarnos al mismo con objetos metálicos, ya que pueden salir disparados hacía el mismo y los pacientes con dispositivos biomecánicos implantados (marcapasos, ciertos implantes, etc) tampoco deben realizarse este tipo de estudio, al poder interferir el campo magnético con dichos dispositivos.

Con la Resonancia Magnética podemos observar principalmente el Sistema nervioso central, tanto cráneo como columna vertebral, todas las articulaciones, torax y abdomen, el sistema vascular mediante la angio-resonancia y es muy útil en la detección y seguimiento de tumores.

Imagen| Máquina de resonancia, Imagen neurológica

Más información| Magnet Lab, Sociedad Española de Radiología Médica, Monografía: Aprendiendo los fundamentos de la resonancia magnética

RELACIONADOS