Economía y Empresa, Marketing 


¿Cómo funciona la ética en marketing?

Una de las primeras cosas que aprendes al estudiar Marketing es que, el concepto de generar valor para el cliente es uno de los más importantes. Entablar y gestionar relaciones a largo plazo con los clientes se convierte en la esencia del Marketing y, en principio, no tendrían porque generarse efectos perniciosos.

Pero, en realidad, no ha sido así. A medida que el Marketing ha ido avanzando se han creado nuevas técnicas de relacionarse con los clientes y ha habido empresas u organizaciones que han desarrollado estrategias muy poco profesionales o incluso en algún momento, poco éticas.

Por ejemplo, en el caso de la obesidad infantil en Estados Unidos, ¿Es culpa de los consumidores no poder evitar la tentación? O, por el contrario, ¿es culpa de los vendedores que se aprovechan de los consumidores vulnerables?

Es aquí donde se plantea una importante pregunta: En el marketing, ¿El fin justifica los medios?

Parece que para un directivo de marketing cada día es más complejo determinar qué se puede y qué no se puede hacer. Surgen infinidad de dudas morales que tienen que superar. Pues bien, para dar respuesta a una pregunta tan compleja nace el concepto de marketing ético.

Valores y normas éticas básicas en cualquier empresa.

Código ético empresarial.

Aplicar la ética en marketing supone que las empresas deberán considerar, aparte de criterios económicos y financieros, todos los diferentes valores morales que les surjan a la hora de tomar decisiones. Seguir unas directrices éticas en el marketing implica que, las empresas deben definir una forma de actuación socialmente responsable, desarrollando diferentes normas basadas en la integridad personal, la conservación del medio ambiente y el bienestar del consumidor, y de la sociedad en general, a largo plazo.

Pero, ¿es la ética en el marketing una actitud beneficiosa para las empresas? Según un estudio realizado en la Escuela de Negocios John Molson (Universidad de Concordia, Montreal, Canadá), sí.

En base a dicho estudio se observa que el marketing ético mejora las ventas, ya que: “Los consumidores son más proclives a comprar productos cuya fabricación ha tenido en cuenta la protección del medio ambiente o los derechos humanos”. Además el estudio concluye que, “movimientos de Comercio Justo o etiquetas en los productos que destaquen acciones éticas como: “no experimentado con animales” o “fabricado con productos orgánicos” aumenta las ventas”.

Por tanto, teniendo en cuenta que una conducta ética por parte de las empresas crea una buena imagen y reputación, lo que genera una mayor fidelidad de los clientes y, en consecuencia, un aumento de las ventas, ¿no es momento de dar oportunidad a este tipo de marketing?

Vía| Sinergias con Manuel Herrero

Más información| Expansión, Universia

Imagen| Ética, Valores

En QAH| ¡A la rica hamburguesa!Ecoetiquetas como herramienta de marketing verde

RELACIONADOS