Cultura y Sociedad, Patrimonio 


¿Cómo es representado en el arte san Francisco de Asís?

San Francisco según Cimabue. Son visibles los estigmas de la mano y el costado.

San Francisco según Cimabue. Son visibles los estigmas de la mano y el costado.

¿Cómo se representó a san Francisco (1182-1226), fundador de la orden franciscana, desde la Edad Media hasta el siglo XIX? Ciertamente san Francisco fue un personaje que aún en vida se había convertido en una suerte de reliquia viviente, tal fue la fama que alcanzó en la Italia del siglo XIII y que tuvo como inmediata consecuencia su canonización en 1228, sólo dos años después de su fallecimiento.

Así pues, su representación artística tampoco se hizo esperar y ya en el siglo XIII encontramos importantes ciclos pictóricos dedicados a su vida y obra. El pintor Cimabue (c.1240-1302), el maestro de Giotto y considerado el iniciador de la escuela florentina, incluyó un retrato de san Francisco en una de sus obras, constituyendo ésta una de las primeras representaciones conservadas del santo.

Cimabue, debido a sus propias fechas de nacimiento y muerte, no llegó a conocer a san Francisco, pero sin duda pudo saber por algunos de sus contemporáneos más longevos cuál era la apariencia del santo. Él le representó como un hombre imberbe (o a lo sumo con una ligerísima barba), con tonsura y el habitual hábito franciscano. En sus manos y pies ya aparecen los estigmas, que se convertirán en la principal seña de identidad de san Francisco.

Francisco_de_Zurbaran_-_San_francisco_de_Asís_en_éxtasis

Francisco de Asís en éxtasis según Francisco de Zurbarán

Con esta apariencia será representado hasta aproximadamente la segunda mitad del siglo XVI, cuando sus rasgos se vuelvan más afilados y austeros y los pintores le hagan crecer la barba. Es así como le representan, por ejemplo, el Greco o Zurbarán, en imágenes que insisten en la parte más mística del santo al retratarlo en una suerte de éxtasis que le aleja de la esfera terrestre. Sin duda, en esta concepción del santo, tiene que mucho que ver la Contrarreforma católica. Es frecuente la presencia de una calavera, común a muchos otros santos representados en actitud de meditación (san Bruno, san Jerónimo, María Magdalena…) en alusión a las vanidades del mundo terrenal.

En relación con los episodios más destacados de su vida, la fuente literaria fundamental que tendrán a su disposición los artistas será el texto de san Buenaventura, redactado en 1263 y que podría considerarse como la biografía oficial del santo. También las llamadas Florecillas, un texto anónimo de la segunda mitad del siglo XIV, suponen una fuente importante.

Giotto+-+Ambrogio+Bondone+-+Life+of+Saint+Francis+-+[01]+-+Stigmatization+of+Saint+Francis+

Estigmatización de san Francisco según Giotto

Como es habitual en muchos santos llega un momento en su vida en que decide cambiar radicalmente su existencia y comenzar una nueva dedicada a Dios y caracterizada por la pobreza (recuérdese el caso de san Agustín). Este momento vital se ha titulado habitualmente en el arte La renuncia de los bienes terrenales y ya Giotto en su ciclo pictórico para la basílica superior de Asís (última década del siglo XIII) recogía este momento.

Pero la escena más conocida en la vida de san Francisco es sin duda el momento de su estigmatización. A san Francisco, en éxtasis, se le aparece un Cristo cruficado a modo de serafín (con seis alas) del que se irradian cinco rayos dorados, que se corresponden con las cinco llagas de Cristo. Es frecuente que aparezca otro personaje como testigo, el hermano León.

Imagen| Cimabue; Zurbarán; Giotto

En QAH| Iconografía de san Pedro Nonato; Iconografía de san Judas Tadeo

RELACIONADOS