Economía y Empresa 


Cómo elegir un seguro de salud

Motivos para contratar un seguro de salud privado

Las personas que desean conocer cómo elegir un seguro de salud en España tienen en este artículo la información necesaria para ello. A pesar de que en España la atención sanitaria es Universal, financiada vía impuestos, los seguros de salud privados han tenido un gran incremento de asegurados en los últimos años. Esto es consecuencia del deterioro del sistema público de salud a causa de los recortes presupuestarios. Esto se evidencia en las listas de espera de especialidades e intervenciones quirúrgicas

El mercado de seguros sanitarios privados ofrece una amplia gama de posibilidades, lo cual hace perderse a quien desea adquirirlo. El estudio de las diferentes ofertas encontradas debe contemplar diversos elementos,  siendo los fundamentales: precios, coberturas, aplicación de copagos, póliza de asistencia dental, existencia de plazos de carencia, calidad del cuadro médico (especialistas y centros), póliza de asistencia en viaje, número de sesiones anuales de fisioterapia y otras prácticas incluidas sin coste.

COMO ELEGIR UN SEGURO DE SALUD. UN PACIENTE ES TRASLADADO EN CAMILLA

 

Precio de un seguro de salud privado

Por supuesto, el factor del precio de un seguro de salud es un factor de mucho peso, pero no debe ser en lo único que nos fijemos.

En la fijación del precio de un seguro de salud privado intervienen todos los elementos reflejados antes y que comentaremos separadamente, así como las características particulares del contrato en el que intervienen: la edad y sexo de los asegurados; la contratación para una persona individualmente, para la familia o pareja, o para colectivos mayores, como sucede en el caso de las empresas; la zona de residencia (algunas aseguradoras tienen precios distintos entre provincias).

Normalmente, la contratación individual tiene un precio más elevado y se aplican descuentos a medida que se incorporar asegurados en la póliza, por ello las pólizas de empresa con un alto número de asegurados tienen primas por persona mucho más bajas.

En cuanto a la intervención de la edad en la fijación del precio de un seguro de salud. En las edades más tempranas (0 a 3 años) la prima es más elevada que a partir de los 3 años, estabilizándose el precio hasta pasar los 30  e incrementándose de manera más acusada un poco antes de los 50 años; a partir de esa edad se eleva el coste, fijándose un precio único en torno a los  70 años y así se mantendrá el resto del tiempo.

Otros factores que intervienen en el precio del seguro de salud son las ofertas propias que realizan las aseguradoras, normalmente en las campañas del último trimestre del año, pero es necesario ser cauto con las ofertas y comprenderlas correctamente.

Modalidades de seguros de salud

En general, podemos distinguir tres tipos de seguros de salud, con diferencias en su precio:

  • Seguro de salud con copago: por copago se entiende que una parte de la prestación la paga el asegurado en los servicios que recibe. Las alternativas de copago varían entre los diferentes productos, los hay con copago “elevado” o copago “bajo”. Algunos productos establecen un máximo anual de copagos, a partir del cual el asegurado no paga más durante ese año. Esta modalidad ofrece las prestaciones a través del cuadro médico de la aseguradora. Es la opción más económica entre las diferentes modalidades.
  • Seguro de salud en cuadro médico sin copago: el asegurado acude al cuadro de especialistas y centros médicos de la aseguradora y no paga los servicios establecidos en su seguro (atención primaria, especialistas, urgencias y hospitalización con o sin intervención quirúrgica).
  • Seguro de salud con reembolso de pagos: además de poder utilizar sin coste el cuadro médico de la aseguradora, el asegurado puede acudir libremente a los especialistas y centros que desee aunque no se encuentren dentro del cuadro médico, dentro o fuera de España. La aseguradora cubrirá un alto porcentaje del gasto (entre el 80% y el 90%) hasta una cifra máxima fijada en póliza. Esta es la modalidad de mayor coste.

Las coberturas del seguro de salud

Las coberturas principales entre los diversos seguros de salud del mercado son bastante similares. Contemplan la atención primaria, las consultas de especialistas, la atención en urgencias y la hospitalización con o sin intervenciones quirúrgicas.

Inclusión de técnicas especiales: determinadas técnicas de alto coste como la cirugía robótica o el láser verde no están contempladas por todos los productos de seguro de salud. Su inclusión juega a favor del producto que cubra estos servicios.

Hay diferencias más difíciles de ver porque exigen un estudio muy a fondo de los productos, tienen que ver con los límites de cobertura en algunas prestaciones como prótesis, implantes, número de sesiones de fisioterapia, psicología, logopedia, etc.

Servicios complementarios: además de las coberturas principales, algunas aseguradoras incluyen servicios de medicinas complementarias como osteopatía o acupuntura, normalmente mediante sistema de copago.

Cuadro médico: existen diferencias entre los cuadros médicos de las diversas aseguradoras de salud. Por ello, conviene que la persona interesada en adquirir un seguro, o cambiar el que tiene, conozca antes el cuadro asistencial en su zona. En ocasiones, se busca el producto que incluye a un especialista determinado, al que desea acudir la persona asegurada.

Póliza dental: es una garantía incluida por defecto o de forma opcional, aunque también se obtiene de forma separada y única. Incluye algunas prestaciones gratuitas como la limpieza, las radiografías o fluoraciones, el resto corre por cuenta del asegurado, aunque se beneficia de un cuadro de precios más bajo que el estándar del mercado.

Póliza de asistencia en viaje: se trata de un servicio interesante, su principal cobertura es la asistencia sanitaria fuera de España, así como otras garantías típicas de este tipo de seguros como los gastos de prolongación de la estancia en hotel por enfermedad o gastos de regreso anticipado por enfermedad o fallecimiento de un familiar.

Períodos de carencia

En ciertas prestaciones, las aseguradoras suelen pactar plazos de carencia, es decir, plazos de tiempo que deben transcurrir para que la compañía cubra una determinada prestación. La más conocida es la carencia sobre partos, ante lo cual las aseguradoras incluyen una carencia entre 8 y 10 meses. Otras carencias oscilan entre 3, 6 y 9 meses dependiendo del tipo de prestación del que se trate. Por ello, es importante prestar atención a estos plazos de carencia fijados en la póliza que vayamos a contratar.

Análisis y búsqueda de ofertas de seguros de salud

Con el fin de ahorrar tiempo y esfuerzo en la búsqueda de las mejores ofertas de seguros de salud, en un sector con tanta complejidad y variedad de productos, se puede recurrir a los servicios gratuitos de especialistas como los del sistema Qué Comparador!! Los profesionales asociados pueden facilitar un análisis detallado de los productos comercializados, con sus coberturas y precios.

Vía| Qué Comparador
Imagen| Qué Comparador

Más información|¿Cuánto vale un seguro de vida?

 

RELACIONADOS