Economía y Empresa, Finanzas 


¿Cómo elegir nuestro banco?

Cuando nos planteamos ser clientes de un banco, ¿qué debemos tener en cuenta para tomar esta decisión? ¿La publicidad que hace la marca? No debería de ser ésta la respuesta.

Muchas veces asociamos que un banco es mejor que otro porque tiene presencia en los medios de comunicación con publicidad sobre sus campañas, también por la proximidad a nuestro domicilio profesional o personal; pero lo que realmente debemos tener en cuenta son otros factores que la mayoría de la gente no tiene en cuenta.

La época en que teníamos el dinero durante muchos años en nuestro banco o caja de toda la vida ha pasado a la historia. Esto ha sido provocado por numerosos escándalos como las participaciones preferentes, los desahucios o el rescate de las cajas de ahorro de más de 64.000 millones de euros.

 banco 232a47e0

Entre las variables a tener en cuenta de un buen banco podemos citar las siguientes:

1º.- Debemos tener en cuenta el nivel de solvencia:

Una forma sencilla es buscar el rating que le conceden las agencias de calificación, Standard & Poor’s (S&P), Moody’s y Fitch. En las páginas del propio banco figuran estas calificaciones.

2º.- Lo segundo más importante debería ser la profesionalidad y seriedad de la propia entidad:

Es un indicativo muy importante de la evolución futura de su negocio. El destino que hace el banco de sus fondos es un indicativo de su forma de trabajar. En España no hay un estándar legal de banca ética, pero sí entidades que operan por el bienestar de sus ciudadanos colaborando desinteresadamente. Cada uno tiene que valorar la importancia de este tipo de aspectos, pero, desde luego, son muy indicativos del tipo de banco con el que trabajamos.

3º. La preparación y formación del personal del banco:

No solo nos debemos de fiar de que el director, subdirector o comercial del banco sea educado y amable. Debemos de informarnos de su formación, su preparación, La banca comercial lleva años diseñando productos para obtener suculentos beneficios que distribuye a la red de oficinas, las cuales bajo presión de sus superiores deben de “colocar” en un plazo determinado. Esto provoca la venta masiva de productos sin tener en cuenta el perfil del cliente, con los consiguientes problemas que ya todos conocemos.

Debemos de valorar la preparación y profesionalidad del personal del banco, que nos trate como cliente único, teniendo en cuenta nuestra situación económica y personal, asesorarnos en el corto, medio y largo plazo, poniendo objetivos y haciendo un seguimiento periódico de los mismos, modificando y adaptándolos en el tiempo.

Existen bancos de asesoramiento que no venden productos que lanzan a la red para su colocación, si no que se después de un exhaustivo estudio del cliente, ofrecen las mejores posibilidades. Esto debería clave de cara a realizar la elección de qué banco debe gestionar nuestros ahorros.

También hay que tener en cuenta las nuevas tecnologías para informarse, comparar y contratar.

4º.- Los productos financieros que ofrece y sus características comparadas con la competencia:

De nada sirve tener nuestro dinero en cuentas o depósitos de un banco muy solvente si nos hincha a comisiones; tampoco en un banco o caja “ético” con los demás, pero caro para sus clientes. En relación a los productos de ahorro e inversión de cada banco, debemos conocer el  tipo de productos que “coloca” en sus oficinas, así como las características de sus productos en relación a los demás bancos.

Un banco o caja que ha colocado participaciones preferentes de forma masiva a sus ahorradores tradicionales, por ejemplo, es un candidato a no ganarnos como cliente. A fin de cuentas, tenemos que buscar una entidad que trate nuestros ahorros como si fueran suyos. Tampoco las entidades que no quieren atender las numerosas reclamaciones de las cláusulas suelo de nuestras hipotecas deberían ser buenas candidatas a tenernos como clientes, ya que demuestran que no se ponen en nuestro lugar, ni se interesan en solucionar las malas practicas bancarias en la colocación de este producto.

En relación a la comparativa de productos, a mejores condiciones para sus clientes, mejor banco. Para el cliente habitual de una oficina bancaria, las cuentas corrientes y las hipotecas son los dos productos claves a analizar y comparar para hacerse una idea de las bondades de la entidad.

Un banco que ofrece cuentas corrientes sin comisiones de servicio y con ventajas adicionales, sea pagar intereses por los saldos a la vista o la devolución de un porcentaje de los recibos domiciliados, es un buen candidato para custodiar nuestros ahorros.

En cuanto a las hipotecas, hoy en día uno de los productos que más importante es comparar y que más información ofrece, sus condiciones nos dicen mucho del banco y sus productos en general.

En definitiva: debemos buscar un banco solvente, que trate bien al cliente, que no haga venta masiva de productos de campaña, y que nos asesore de forma continuada en el tiempo.

Vía| CNMV

Mas información| Banco de España

En QAH| Tipos de banca, ¿Qué determina los tipos de interés hoy?¿Cuántos tipos hay?, Finanzas halal ¿para musulmanes?

Imagen| CNMV

RELACIONADOS