Economía y Empresa 


¿Cómo delegar responsabilidades?

Uno de los problemas más frecuentes en la administración de una empresa, un negocio o hasta de nuestra vida personal es no saber delegar. Creemos que es necesario hacer todo por nosotros mismos para que un proyecto tenga éxito.

Sin embargo, es indispensable aprender a decir NO cuando las actividades empiezan a ser demasiadas para una sola persona y aprender a organizar a tu equipo.

Delegar actividades o responsabilidades multiplica nuestra capacidad de realización de tareas al dejarnos tiempo libre para dedicarnos a actividades más estratégicas para el negocio, para aquellas en las que somos mejores o más nos gustan.

Delegar no significa únicamente pedir que se hagan las cosas. Asignar una actividad es solo uno de los pasos de la delegación efectiva.

Expertos en management recomiendan que para delegar efectivamente no perdamos de vista lo siguiente:

¿Qué actividades delegarás? Esto incluye no sólo el listado de actividades sino también en qué consiste cada una de ellas, es decir, dónde empieza cada tarea y dónde termina. Importante: no todo se puede o se debe delegar.

Definir objetivos. Antes de asignar una tarea es importante que definamos lo que queremos obtener como resultado. No olvides que los objetivos deben ser: concretos, medibles y con fechas de entrega.

Delegar la actividad. Es decir, asignar la tarea a la persona indicada explicando los puntos importantes, destacando lo que debe tener en cuenta y comunicando expectativas. Para esto es importante conocer a nuestros colaboradores: ¿Qué es lo que sabe o puede hacer?, ¿Cuáles son sus conocimientos, habilidades y experiencias?, ¿Cuál es su estilo preferido de trabajo?, ¿Qué tipo de proyectos son los que más le gustan?, así como, ¿Cuáles son sus motivaciones y valores?

Comunicación. Es importante transmitir claramente el objetivo y los parámetros: calidad, presupuesto y límites de tiempo.

Control. Cuando delegamos es fundamental acordar fechas para revisar avances o contratiempos que se vayan presentando. No olvides considerar el tiempo necesario para corregir errores o el curso de la actividad.

Cada quien tiene su estilo. Todos tenemos nuestro propio sistema o método de trabajo así que aunque nuestros colaboradores no realicen las tareas como nosotros lo haríamos, hay que enfocarse en el resultado.

Evalúa. Una vez cumplido el objetivo date unos minutos para revisar aquellas acciones que funcionaron bien y cuáles podrían mejorar.

¡Celebra! No es necesaria una gran celebración, pero si algo que sea significativo para tus colaboradores. Valora el trabajo de los demás.

¿Cuál ha sido tu experiencia en la delegación de responsabilidades?

 

Vía| Claves para delegar correctamente

Imagen| Aprende a delegar

En QAH| Por una educación (y cultura) emprendedora

RELACIONADOS