Tecnología y Social Media 


¿Cómo crear una web desde cero?

La revolución de las nuevas tecnologías ha provocado un ascenso, también, en el interés de las empresas en modernizarse. Contar con herramientas informáticas que estén adaptadas a las últimas necesidades de los clientes y dotarse, además, de una nueva página web actual, intuitiva y que se fácil de manejar para todos.

Si bien en un principio, coincidiendo con este boom tecnológico, las principales empresas de diseño de webs presentaban presupuestos inasumibles para muchas empresas, hoy en día las cosas han cambiado y cualquiera puede tener una web en condiciones sin necesidad de estrujarse el bolsillo para poder tener presencia en internet con garantías de ser encontrado si alguien lo necesita.

Existen diferentes tipos de webs: profesionales, dirigidas a un entorno más comercial y de negocio entre empresas y con una información bastante institucional que solo interesa, realmente, a aquellos que buscan un producto concreto; también existen las webs de compra online, que han marcado una tendencia sobre todo en los últimos años. Estos portales (un poco más complejos en lo que a programación se refiere), necesitan de unos mecanismos de seguridad más elevados para ofrecer garantías a los compradores a la hora de hacer sus transacciones cuando compran los artículos.

Destacan también los blogs personales, cuadernos de bitácoras donde los blogueros de a pie puede expresar sus opiniones y  publicar sus pensamientos o expandir su creatividad. La moda, por ejemplo, ha sido un escaparate perfecto para este tipo de plantillas puesto que las bloggers dedicadas a esta especialidad se cuentan por miles en toda España. Por último, los diarios de información general representan un nicho importante donde los usuarios sacian su necesidad de informarse de lo que sucede en la actualidad sin necesidad de tener que esperar a llegar a casa y encender el televisor.

Para todo esto existen empresas que ofrecen todos los servicios necesarios para poder crear una web, como la de aquí: desde la compra del dominio, hasta el alojamiento en potentes servidores o la elección precisa de la plantilla web más adecuada para crear el portal.

Los precios oscilan dependiendo de la complejidad que se necesite para la web pero nunca se llega a las cifras de hace diez años cuando diseñar una página web, se convertía en toda una odisea. Ahora los nuevos sistemas operativos en los teléfonos inteligentes marcan, incluso, el estilo de programación y lo que puede convertirse, o no, en una página de éxito si se logra reproducir en una tableta, Smartphone u ordenador personal sin ningún tipo de complejidades.

 

RELACIONADOS