Cultura y Sociedad, Historia 


¿Cómo comenzó la Primera Guerra Carlista?

Fernando VII

Fernado VII

La Primera Guerra Carlista tiene un trasfondo político que se materializa en dos personas, con derecho al trono cada una de ellas según sus partidarios. Así, absolutistas y liberales acercaron el ascua a su sardina de un modo u otro para que su favorito accediera al trono español y por ese camino implantar su modelo de gobierno. Estos intereses devinieron finalmente en una guerra después de algunas idas y venidas.

Fernando VII (1784-1833), rey de España, se había casado en 1802 con María Antonia de Nápoles, que después de dos abortos murió sin descendencia. En segundas nupcias el rey desposó a Isabel de Braganza, sobrina suya, que dio a luz una niña que murió después de cuatro meses de vida, falleciendo al poco tiempo la reina. Insistió el rey y en 1819 su esposa, ya la tercera, fue María Josefa Amalia de Sajonia, que tampoco le dio hijos al trono español. Y finalmente, en 1829, se casó con otra de sus sobrinas, María Cristina de Borbón-Dos Sicilias, teniendo por fin descendencia: Isabel (1830-1904) y Luisa Fernanda (1832-1897).

Carlos María Isidro

Carlos María Isidro

Antes del nacimiento de Isabel, el heredero del trono era Carlos María Isidro, hermano de Fernando VII, pero todo cambió cuando el rey tuvo descendencia femenina. Entonces publicó la Pragmática Sanción de Carlos IV que cambiaba la ley en vigor permitiendo a una mujer heredar el trono de España, recuperando una norma con siglos de historia. Esto dejaba fuera del acceso al trono a Carlos María Isidro, el hermano del rey.

Hay que aclarar que este hecho no fue tan sencillo. En 1830 Fernando VII confirmó la Pragmática Sanción para en 1832, estando enfermo, se dejase convencer para anularla, antes de recuperarse y deshacer lo deshecho para que su hija Isabel jurara como heredera al trono en junio de 1833. Cuando murió Fernando VII en septiembre de 1833, su hija era un niña de tres años y se estableció la regencia de la viuda y madre de la futura reina. Carlos María Isidro no reconoció la nueva situación y a través del Manifiesto de Abrantes reclamó sus derechos dinásticos, no por él, según sus palabras, sino por sus hijos y por aspectos religiosos y políticos.

Isabel II

Isabel II

Los aspectos políticos que comentaba al comienzo y que sustentan en parte este enfrentamiento tienen su origen en el acercamiento progresivo de Fernando VII después de la Guerra de Independencia a posiciones liberales. Esta línea ideológica, que recaería en su viuda y en su hija, se encontró enfrentada con los sectores más conservadores que, colocando a Carlos María Isidro como ariete, lucharon contra las posturas fernandinas.

Así comenzó la Primera Guerra Carlista, que enfrentaría a Carlistas contra Isabelinos o Cristinos hasta 1840. Los primeros, apoyados por la Iglesia, entre otros, y las segundas sustentadas por el aparato burocrático del Estado, el ejército regular, la nobleza y la burguesía.

 

En colaboración con QAH| Curistoria

Más información| Breve historia de España, de Fernando García de Cortázar y José Manuel González Vesga.

RELACIONADOS