Jurídico 


¿Cómo aplicar la deducción por inversión de beneficios en el Impuesto de Sociedades?

El 25 de julio finaliza el plazo de presentación del IS para muchas empresas

El 25 de julio finaliza el plazo de presentación del IS para muchas empresas

El día 25 de julio finaliza el plazo de presentación del Impuesto de Sociedades (IS) para la mayoría de las empresas, concretamente para todas aquellas cuyo ejercicio social coincide con el año natural. Una de las novedades que presenta el impuesto para el ejercicio 2013 es la deducción por inversión de beneficios.

Se trata de una deducción en la cuota íntegra del tributo, regulada en el artículo 37 de la LIS, que fue introducida por la Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización.

Esta deducción afecta a las conocidas como entidades de reducida dimensión, es decir, aquellas cuyo importe neto de la cifra de negocios en el periodo impositivo inmediato anterior sea inferior a 10 millones.

– Las entidades de reducida dimensión que tributan con arreglo a la escala del artículo 114 LIS, esto es, la base imponible comprendida entre 0 y 300.000 euros aplicando el tipo de 25% y la base imponible restante al 30%; pueden aplicar una deducción en la cuota íntegra del 10% de los beneficios del ejercicio que se inviertan en elementos nuevos del inmovilizado material o inversiones inmobiliarias afectos a actividades económicas.

– Las entidades de reducida dimensión, pueden beneficiarse de un tipo de gravamen reducido por mantenimiento o creación de empleo, según lo previsto en la disposición adicional duodécima de la LIS. Este gravamen reducido se aplica cuando la cifra de negocio en el ejercicio ha sido inferior a 5 millones y la plantilla media ha sido inferior a 25 empleados, siempre que durante el ejercicio, la plantilla media de la entidad no sea inferior a 1 y tampoco a la plantilla media de 2008. En este caso, los tipos aplicables en la liquidación del IS serán para la base imponible comprendida entre 0 y 300.000 euros, el tipo de 20% y para la base imponible restante, el 25%; y en este caso, la deducción en la cuota íntegra será del 5% dela inversión realizada.

Esta deducción se practica en la cuota íntegra del ejercicio en que se efectúa la inversión en elementos patrimoniales afectos a actividades económicas. Dicha inversión debe realizarse en el plazo comprendido entre el inicio del ejercicio en que se obtienen los beneficios objeto de la inversión y los dos años posteriores.

Las entidades que apliquen esta deducción deben dotar una reserva por inversiones (con cargo a los beneficios del ejercicio cuyo importe es objeto de inversión), por el importe de la base de la deducción, la cual será indisponible mientras los elementos permanezcan en el patrimonio de la entidad, y deben permanecer durante un plazo de 5 años, como norma general.

Esta deducción es incompatible con la aplicación de la libertad de amortización, y con algunos otros beneficios fiscales. Por lo que es importante valorar, al realizar la liquidación del IS si resulta más conveniente aplicar este beneficio fiscal o existe otro aplicable y más provechoso.

Vía| Impuesto de sociedades: 15 novedades antes de la reforma fiscal

Más información| www.noticiasjuridicas.com

Imagen| www.freedigitalphotos.net

RELACIONADOS