Cultura y Sociedad 


Cómo alquilar un museo

¿Cuánto pagarías por unas horas a solas con La Gioconda, La Victoria de Samotracia o con las bailarinas de Degas?  ¿Y por tomar a la vez un piscolabis o compartir ese momento en compañía de unos amigos?

Juan Pedro Quiñonero corresponsal en París del diario Abc firma el artículo El Louvre como recreo de ricos y famosos sobre una nueva tendencia que está revolucionando el ámbito de la cultura. Se trata del alquiler de museos para el disfrute del bolsillo que se lo pueda permitir. Gracias al periodista hemos podido saber que Beyoncé ha cerrado el museo del Louvre para recorrerlo junto a su familia sin ser molestada por otros visitantes. Y que el precio de tal privilegio oscila entre los 9.000 y los 50.000 euros en función de los invitados y de otra serie de añadidos. También cuenta que se alquila la célebre pirámide de cristal perteneciente al mismo complejo, en torno a los 28.000 y 68.000 euros.

No estamos ante una moda propia de países innovadores como Francia, sino ante una necesidad generalizada para la supervivencia de los museos cuando el mecenazgo y los carnés de “amigos del museo” andan de capa caída. En el caso de España, desde el año 2000, el Ministerio de Cultura, regula lo relativo a este tipo de servicios y en su página web podemos ver las tarifas y los espacios disponibles para el alquiler como el Museo Reina Sofía, Museo Nacional del Romanticismo, Museo Sorolla, Museo de América, Museo Nacional de Antropología, Museo del Traje, Museo Arqueológico Nacional  o el Museo Casa de Cervantes, entre otros espacios. Y en ciudades como Barcelona, encontramos El Palau Nacional o el MEAM (Museu Europeu d’Art Modern). Asimismo, existen espacios similares por toda la geografía nacional para este tipo de actividades privadas.

Parece por tanto, que los museos cuentan con otra fuente potencial de ingresos que se suma a la venta de entradas, las ventas de las tiendas propias o el alquiler de obras a otros museos. Sobre todo, si como en el caso de Beyoncé, la práctica del alquiler se convierte en trending topic. Quiñonero utiliza el término “parque de atracciones selectivo”, pero nunca una visita a un museo había causado tanto revuelo. Que hablen de la cultura, aunque sea mal… Quizás es mejor ver a estos personajes compartiendo su paseo por el Louvre en las redes sociales y que se “viralice” el ejemplo, a la imagen de sus pies en una tumbona…

Fuente: imagen propia. Museos Orsay y Louvre (París)

Fuente: imagen propia. Museos Orsay y Louvre (París)

 

RELACIONADOS