Economía y Empresa 


¿Cómo afectan los distintos tipos de contrato a la productividad española?

Los diferentes contratos de empleo afectan sobre la productividad a través de la inversión en formación por parte del empresario, así como mediante los incentivos a un mayor esfuerzo por parte del empleado.

Los españoles, generalmente, disponemos de cuatro tipos de contratos:

Contrato temporal de selección, el cual presenta unos costes de despido bajos, una inversión en formación media, así como un esfuerzo del empleado alto, lo que se traduce en una buena productividad.

Contrato temporal eventual, que a diferencia del anterior, contiene tanto una inversión formativa como un esfuerzo del trabajador bajos, obteniendo de esta manera una productividad no deseada.

Contrato indefinido de coste medio, el cual muestra una inversión en formación media-alta y un esfuerzo del empleado intermedio, lo que da lugar a una productividad buena o deseada.

Contrato infefinido de coste alto, que a diferencia del contrato indefinido de coste medio, exterioriza unos costes de despido elevados, así como un esfuerzo del empleado bajo, lo que origina una productividad aceptable, ni buena ni mala.

identidad2En España, lo que ha ocurrido es que hay muchos contratos temporales eventuales, debido a una imperfección en el mercado laboral originada por una asimetría de información entre el trabajador y el empresario. A este tipo de contratos le siguen los contratos indefinidos de coste alto. Ambos contratos destacan por el bajo esfuerzo del trabajador, lo que da a entender parte del origen de la actual crisis económica española.

España es uno de los países de la Unión Europea que más difícil lo tiene para cumplir los objetivos de empleo de la Estrategia 2020, dado su elevada tasa de desempleo, cuya finalidad es la de impulsar tanto el crecimiento como el empleo. Tales objetivos son los siguientes: (CIARD)

Conseguir en 2020 una tasa de empleo del 75%, como mínimo, en la población de entre 20-64 años.

Invertir en I+D en un 3% del Producto Interior Bruto, o más.

Aumentar el consumo de energías renovables en un 20%, así como la eficiencia energética.

Reducción del abandono escolar en un 10%.

Disminuir el umbral de pobreza, el cual ha aumentado recientemente como consecuencia de la actual crisis económica.

En conclusión, si se inviertiese más en capital humano,  la productividad española se vería incrementada. Lo mismo ocurriria si el trabajador se esforzara más, hecho que ocurriria si se premiara tal esfuerzo, ya que estudios dicen que un trabajador que cobra más está más a gusto en su trabajo, rindiendo de esta forma bastante más que uno que cobra menos. Esto no se cumple a día de hoy, dado a los recientes recortes en educación, los cuales serán un obstáculo que impedirán que la productividad aumente todo lo que debería aumentar. Este estancamiento pasará factura en un futuro no luy lejano.

Más información| Los 40 tipos de contratos laborales en España

En QAH| ¿En qué consiste el Plan Anual de Políticas de Empleo 2012? , Tasa de desempleo y tasa de actividad

RELACIONADOS