Actualidad Jurídica, Derecho de las Nuevas Tecnologías, Jurídico, Marketing, Redes Sociales, Tecnología y Social Media 


¿Cómo administrar la imagen pública de un Bufete de Abogados?

En primer lugar nos debemos preguntar, qué entendemos por imagen pública, este término procede del latino imago y, se trata de la representación visual que se asocia con la apariencia o sensación interior que resulta de una percepción material hecha por nuestros propios sentidos.

Por ello, extrapolándonos al mundo jurídico, esta gestión de la imagen pública la identificamos con sacar el mayor rendimiento mediático de nuestra firma de abogados, como herramienta complementaria al marketing de una empresa, siendo así importantes aquellas actividades que pueden realizar los despachos (conferencias, seminarios, publicaciones de libros, entre otros posibles eventos públicos relevantes). La imagen pública debe ser cuidadosa y pensar cómo queremos que nos vean el resto de Empresas, es decir, tener claro el posicionamiento y de esta forma las acciones que realicemos sean coherentes a lo que somos como Bufete de Abogados. Una buena gestión de la imagen pública de nuestro despacho puede llegar a ser un importante aspecto a tener en cuenta para el resto de personas que nos visualizan, ya que serviría de gran ayuda para conseguir  una mejor posición y notoriedad.

Actualmente contamos con tres herramientas relevantes para la gestión de nuestro imago:

  1. Participación de algún miembro o miembros del despacho en conferencias, ponencias o coloquios organizado por el Colegio de Abogados o alguna Institución Jurídica de relevancia.
  2. Otra herramienta útil son los eventos organizados, de esta manera el bufete de abogados podrán captar nuevos clientes potenciales (personas físicas o empresas), sirviendo a su vez para enviar a los de medios de comunicación una nota de prensa informando del acontecimiento concreto.
  3. Cursos y seminarios, teniendo conexión directa con Universidades e Instituciones de Comercio y Empresa, como principal objetivo es responder a necesidades de información para aquellas personas interesadas en aspectos concretos del ámbito jurídico y económico. Suelen ser frecuentes cursos sobre novedades jurídicas, legislativas o fiscales.

 

 

A colación de esta última herramienta, debemos destacar la importante presencia de profesionales de los despachos de abogados en la actividad docente (Universidades y Escuelas de Negocios), siendo ello un beneficio directo para el propio Despacho de Abogados, puesto que obliga a los Letrados que se encuentran inmersos en esta iniciativa a actualizarse jurídicamente como profesional, desarrollándose de esta manera habilidades de oratoria y consiguiendo una fuente valiosa de futuros clientes.

Por ello, los despachos de abogados deben tener como eje del cambio la innovación  y así dar respuesta a las nuevas exigencias que existen por parte de los clientes, ya que el Sector de la Abogacía se encuentra inmerso en una era de cambios. La irrupción de las nuevas tecnologías, redes sociales, crisis económica y las nuevas tendencias en la forma de gestionar su imagen pública de los propios despachos, han provocado una pequeña revolución en la profesión. Así, nos encontramos en una etapa en la cual los profesionales del derecho se están viendo obligados a evolucionar a la misma velocidad de las nuevas tecnologías y conseguir de esta forma una visualización mejor, encontrándose en la actualidad tanto las Empresas como los Despachos de Abogados ligados a un denominador común de referencia: el atrevimiento. Deben ser valientes y mejorar y cuidar su imagen pública, porque es el factor que nos abre o cierra la puerta a nuevas oportunidades de crecimiento.

En QAH| La relevancia de los medios digitales en los despachos de abogados

Imagen| Social

RELACIONADOS