Coaching Profesional 


Comienzos con el pie derecho

Inicio. Puesta en marcha. Principio. Arranque. Origen.

Comienzo. Eso que a veces tanto miedo nos provoca y tantas dudas nos genera. Nos hace replantearnos si seguimos adelante o si nos desviamos del camino. Si hacemos un alto y damos media vuelta o si sentarnos a descansar indefinidamente. Por necesidad o empuje, por deseo o curiosidad.

Diciembre. Sinónimo de buenos propósitos y listas de proyectos. La mayoría se quedarán en el tintero, lo sé. Pero que nadie nos robe la ilusión de escribirlas. De autopreguntarnos y conocernos a nosotros mismos, de no dejarnos nada dentro, de que no se quede nada fuera.Comienzos con el pie derecho

Reencuentros. Familia, amigos, comidas, cenas de empresa. Polvorones, turrón y trufas. Comer chocolate sin remordimientos, que ya llegará la dieta en enero. Cantar villancicos como si fuéramos niños, envolver regalos como si fueran tesoros y desear lo mejor a todo el que se cruce por nuestro camino.

Risas. Compartidas, que se disfrutan más. A carcajadas, que se contagian sin control. Sin medida, hasta que nos duela. Que se nos salten las lágrimas y se nos olviden las penas. Con motivos y sin motivos, que una sonrisa resuelve muchos problemas y da belleza al que la luce. Y no cuesta nada, recuerda.

Ilusiones. Por lo que queremos que suceda ya o ya, por lo que tarde o temprano llegará. Por las nuestras y las de los nuestros, por las que soñamos sin parar. Por conservar la mirada de ilusión de un niño, esa que nos conmueve y nos impide negarle nada. Por no silenciar las ilusiones de nuestra infancia, por cumplirlas y saborearlas.

Compartir. Momentos, alegrías y deseos. Besos y abrazos. Bombones, uvas y brindis. Que la cuestión es multiplicar y no dividir. Y en Navidad las ocasiones son infinitas, tantas como quieras. O más. Y si no prueba y verás.

Sueños. Imagina, sueña, fantasea e inventa. Que soñar es gratis, y en Navidad todo es posible, o eso dicen. Que es el primer paso de muchos y es decisión tuya darlo. Que son tuyos y de nadie más, pero… ¡despierta! Empieza a cumplirlos o se quedarán en eso, en simples sueños.

Futuro. Comienzos con paso firme y sin miedo, Diciembres de incontables éxitos. Reencuentros deseados y merecidos, risas contagiosas e ilusiones renovadas. Compartir y no sentirse nunca solo. Sueños que nunca se acaban y siempre cumplimos.

Porque es (casi) Navidad. Porque es (casi) 2015. Porque sea siempre así.

 

Imagen |  Cosas de bebés

RELACIONADOS