Coaching Profesional, Uncategorized 


Comida para muchos

 

Según la ONU, el 30 de octubre de 2011 pasamos a ser 7.000 millones de personas en el mundo. De hecho, se entregó un premio de carácter simbólico al último niño que nació ese día en Filipinas, uno de los países con mayor tasa de natalidad del planeta. Lo más increíble es que los 6.000 millones sólo se alcanzaron en 1999, doce años antes.

Es decir, en tan sólo doce años la población mundial ha crecido un 16,67%. Según las previsiones de Naciones Unidas este ritmo de crecimiento va a frenarse debido a diversos factores relativos a las tasas de natalidad y mortalidad en los países desarrollados en comparación con los subdesarrollados. ¡Y menos mal! Pensad que, a ese ritmo, en 2050 seríamos cerca de 11.500 millones de habitantes, y en menos de cien años habríamos triplicado la población mundial actual. ¿Dónde nos íbamos a meter? ¿Qué íbamos a comer?

No obstante, y de acuerdo con estas previsiones, en 2050 seremos alrededor de 9.600 millones de habitantes. A partir de ahí los modelos no se terminan de poner de acuerdo dada la amplitud del horizonte temporal.

Comida para muchos

Comida para muchos

En cualquier caso, cuando se habla de estas tasas de crecimiento poblacional, se me viene a la cabeza aquella famosa predicción de Thomas Robert Malthus, según la cual, dado que la población crece en proporción geométrica y nuestro sustento, la producción agrícola y ganadera, sólo lo hace en proporción aritmética, era inevitable que llegásemos a una situación de hambruna y desabastecimiento mundial. Sin embargo, dicha predicción era para 1880 y, evidentemente, no se ha cumplido. Muchos otros han afirmado predicciones parecidas en la segunda mitad del siglo XX. Todos ellos, a pesar de ser prestigiosos economistas y científicos, y a pesar de que no sólo la población mundial ha aumentado desde entonces, sino también el consumo medio por persona, han fracasado. ¿Por qué?

Según Steven Pinker, “el problema inmediato de las profecías malthusianas es que subestiman los efectos del cambio tecnológico en el incremento de los recursos. (…) La existencia material humana está limitada por las ideas, no por las cosas. Las personas no necesitan carbón, hilo de cobre ni papel por sí mismos; necesitan formas de calentar sus hogares, comunicarse con los demás y almacenar información”.

Y con esta brillante reflexión del científico estadounidense llego donde pretendía llegar. El otro día, un muy buen amigo mío me preguntó mi opinión sobre un vídeo que acababa de colgar en su muro del Facebook. Los que queráis verlo, aquí os lo dejo.

Para el resto os lo resumo: habla de la posibilidad real y actual de crear en un laboratorio, y sólo a partir de la extracción de células animales, tejidos animales tales como cuero (del que incluso el ponente lleva muestras en un estiloso maletín), o incluso carne. En otras palabras, la posibilidad de tener solomillos de ternera ilimitados y sin matar vacas.

Tal y como le dije a mi amigo, a esta oportunidad yo sólo le veo beneficios. Es la oportunidad de producir más barato y de una manera responsable y sostenible, no sólo para nuestro planeta, que no es poco, sino para nosotros mismos también.

Evidentemente tendría importantes repercusiones, ¿qué será de las pobres vacas ahora que no las necesitamos? Serán preguntas a las que tendremos que ir dando respuesta de manera consensuada.

El problema es que muchos intentarán rechazar esta idea sólo porque, según ellos, no es natural, ¡estamos jugando a ser Dios!, ¡vamos en contra de las leyes de la naturaleza!

Bueno, como yo digo, al final la necesidad siempre gana. Puede que ahora no lo necesitemos, pero siempre está bien que la técnica se perfeccione y la posibilidad quede ahí por si algún día nos hace verdadera falta.

 

Vía| PINKER, Steven; La Tabla Rasa. La negación moderna de la naturaleza humana. Paidós Ibérica (2003).

Más información| Con Danica, ya somos 7.000 millones, La población mundial dejará de crecer en 2050, PADDOCK, W. & P.; Famine 1975! America’s Decision: Who Will Survive?; 1967.

Imagen| El Espectáculo del Crecimiento.

Vídeo| Andras Forgacs: Leather and meat without killing animals.

En QAH| ¿Puede el capitalismo global erradicar la pobreza en el mundo? (I): IntroducciónNuevas formas sostenibles de limpieza en la industria agro-alimentaria

RELACIONADOS