Economía y Empresa 


Comercio Internacional: la Carta de Crédito

En un mundo tan globalizado como en el que vivimos actualmente, el flujo de mercancías no opera simplemente en el ámbito doméstico, es decir, en el interior de un país, sino que es muy frecuente que las empresas traten de expandir su mercado a través de exportaciones, vendiendo sus productos o servicios en otros países y aumentando así sus compradores potenciales. Igualmente, un país es común que tenga necesidades que él mismo no pueda satisfacer, por lo que tenga que recurrir a la importación de productos fabricados en otros países. Por ejemplo, España destaca en la exportación de frutas, hortalizas y otros alimentos, mientras que tiene una dependencia energética muy fuerte de otros países, siendo la importación de petróleo y derivados es muy alta.

Comercio Internacional

En el ámbito del comercio internacional, es muy común el uso de la carta de crédito, uno de los medios de pago más utilizados. Una carta de crédito es una herramienta de pago que se rige de acuerdo a normas internacionales. Este instrumento permite que una persona indique a un banco que concrete un pago a un tercero, siempre y cuando se cumplan ciertas condiciones. Cabe destacar que es un instrumento de pago independiente del contrato que dio origen a la relación entre las partes negociantes, es decir, el comúnmente llamado contrato de compra-venta internacional.

En una carta de crédito intervienen los siguientes sujetos:

– Ordenante: quien compra la mercancía y solicita que se abra un crédito documentario, instruyendo al banco emisor sobre las condiciones del mismo

– Beneficiario: el exportador o vendedor de la mercancía y que tiene un derecho de cobro según las condiciones impuestas en el crédito)

– Banco emisor: es la entidad que paga al beneficiario actuando bajo las instrucciones del ordenante y cobrando las cantidades y gastos que éste le pague

– Banco corresponsal: sus funciones pueden ser muy distintas: entregar dinero al beneficiario, descontar letras al beneficiario contra el cumplimiento de sus obligaciones, notificar al beneficiario de la apertura del crédito a su favor, etc.

Sujetos intervinientes en una carta de crédito

Uno de los motivos por los que la carta de crédito es uno de los medios de pago más utilizados en el comercio internacional es que es el mecanismo más seguro al minimizar el riesgo en el cobro. Existen dos bancos involucrados (uno en el país de quien importa y emite la carta, otro en la nación del exportador que recibirá el pago) y el pago sólo se materializa cuando el comprador recibe aquello que se acordó. De manera que, si el importador no paga, el banco del país del importador mantiene la obligación de pago una vez que vence la operación. Así, las cartas de crédito, no son más que una promesa de un banco o instituto de crédito de pagar una cierta suma de dinero.

Las cartas de crédito pueden tener distintas características. Por lo general, son irrevocables, es decir, el acuerdo establecido entre las partes no puede modificarse sin el consentimiento de todos los involucrados. Las cartas también suelen ser nominativas, ya que expresan cuáles son los bancos con autorización para participar de la operación.

Vía| Definicion.de, Wikipedia 

Más información| Ebury

Imágenes| Static, emagister

 

RELACIONADOS