Trending 


¿Colaborar con una ONG?

Una ONG es una “institución sin ánimo de lucro, que realiza actividades de interés social y que no depende del gobierno del país correspondiente”

box-267837_640

 

Dentro de esa definición caben muchas interpretaciones y clasificaciones. Algunos ejemplos de ONGs: las que favorecen la cultura; las que luchan por la igualdad y contra la marginalidad, contra el hambre; las que ayudan a los necesitados del tipo que sean…

 

 

Cualquiera de las anteriores puede cumplir un gran servicio social y merecen el apoyo de los ciudadanos. Sin embargo, antes de plantearse una colaboración, debería “investigarse” y asegurarse de que los fines son loables, de acuerdo a nuestros principios y que nuestra aportación (en el caso de ser económica) llegará a su destino. El benefactor debe conocer toda esta información.

El apoyo puede ejercerse bajo tres aspectos: la aportación económica, de una cantidad mensual, anual o única; prestando la imagen un individuo famoso para que sirva de tirón ante el público para publicidad, propaganda o colaborando directamente como voluntario a través del trabajo personal.

Me centraré en el tercer caso. Para este supuesto se precisa un conocimiento de al menos la filosofía o dedicación de la ONG, una asunción de las mismas y un compromiso, más o menos amplio, para realizar un trabajo directo y determinado como voluntario. Este trabajo puede cubrir  múltiples aspectos, desde dirigir la propia ONG hasta fregar sus suelos, pasando por asesoramientos jurídicos, laborales, médicos, etc.

Hasta hace poco, las ONGs más conocidas eran las que se dedicaban a ayudar a los niños de países pobres o actividades en zonas  extranjeras deprimidas.  Ahora ya no. Han proliferado en España ONGs que intentan paliar las crecientes necesidades y carencias internas del país, especialmente a raíz de la crisis económica.

El voluntariado está creciendo en España de forma casi exponencial. Existe una conciencia generalizada de las necesidades de las personas y de las posibles ayudas. Como reflejo de ello, señalar que muchas de estas ONG están teniendo “colas” de personas para integrarse como voluntarios y gran número de ellas tienen cubierto ya el cupo.

Un último aspecto a considerar es que parte de los voluntarios que trabajan en una ONG son, en muchos casos, jubilados que se  “alistan”, para realizar  una buena obra y sentir que todavía son útiles.

En resumen, las ONG tienen dos tipos de beneficiarios, aquellos a quienes va dirigida su obra social y aquellas personas que les dedican su tiempo para las que dicho trabajo es muy gratificante. Tiene una doble dirección.

Y tú ¿ que piensas?

 

Por Marta Tello

 

[iframe id="frame-dontknow" frameborder="0" scrolling="no" width="300" height="350" src="http://www.dontknow.net/widget/20431/asociarme-ong" ></iframe>]
RELACIONADOS