Cultura y Sociedad 


Cocina y prime time, una receta de toda la vida

Cocinar delante de las cámaras ha evolucionado desde la sencillez de la emisión en la cocina de un ama de casa de los años del blanco y negro, hasta la espectacularización de hoy con realities que utilizan alta tecnología y la producción más avanzada.

Todo está perfectamente orquestado. Se acerca la Navidad y hay que vender libros de receta, las box experiences culinarias, y otro tipo de regalos gastronómicos. Las cadenas de televisión públicas y privadas de medio mundo ofrecen estos días sus concursos y programas de cocina en prime time. ¿Pero cuál es el origen de este género televisivo?

 

BBC The home that built Fuente: BBC tv

BBC The home that built Fuente: BBC tv

 

Según la investigadora Kathleen Collins que ha estudiado y escrito sobre la televisión, la historia de los medios de comunicación, la cultura popular y la comida, las primeras lecciones de cocina fueron en los años 40 tanto en radio como en televisión. Y las pioneras fueron Dione Lucas quien apareció por primera vez en antena en 1948, y Julia Child lo haría en 1963. Aunque los cocineros también salieron en pantalla, James Beard o Graham Kerr. Entonces el vestuario era completamente distinto; ellas llevaban vestidos y camisas con faldas, siempre protegidas por un delantal blanco o negro, y ellos, como si fueran a la oficina, lucían chaqueta y corbata e incluso traje entero en ocasiones. En su primera aparición en televisión en 1959 en una cadena en Nueva Zelanda, Kerr lució uniforme militar para enseñar cómo preparar una tortilla. Este cocinero tuvo algo más de showman que de lo primero. También aprovechando el éxito de audiencia, muchos publicaron libros de recetas como una parte complementaria al producto audiovisual.

 

Julia Child show Fuente: winecurmudgeon.com

Julia Child show Fuente: winecurmudgeon.com

 

Dione Lucas show. Fuente: uninewsarchive cqu

Dione Lucas show. Fuente: uninewsarchive cqu

 

En su libro Watching What We Eat: The Evolution of Television Cooking Shows, Collins divide la historia de estos programas en tres etapas: los años 50 cuando ofrecían consejos útiles para las mujeres, los 80 como época del lujo y el exceso en la comida, y los últimos años en los que es más importante satisfacer a una audiencia enloquecida por estos shows.

En España, este tipo de entretenimiento en antena surgió a finales de los años 50 y los presentadores del primer programa de cocina fueron Rosita Valero y Adriano Rimoldi. Los años 80 pillaron a Elena Santonja Con las manos en la masa en TVE, mientras que Karlos Arguiñano “se adueñó” de la cocina de la tele desde los 90 hasta hoy.

En este camino por los fogones de la tele a lo largo de su historia, llegamos a la actualidad donde abundan los programas especializados en repostería, platos locales o cocina para grandes eventos. Y, por supuesto, está el producto estrella de la parrilla: los concursos o realities en los que, además de conocer las destrezas de los chefs, la audiencia descubre sus valores y personalidad, así como su actitud bajo presión o ante retos complicados ante la supervisión de un exigente jurado. Todo ello presentado en un formato impecable, en cocinas y emplazamientos de diseño, con una iluminación perfecta y las perspectivas de una sartén desde todos los ángulos posibles.

 

Masterchef

Masterchef

 

Por otro lado, estos espacios muestran la “apropiación” una vez más del mensaje por parte de la audiencia, como apunta Jenkins en sus estudios. El espectador y aficionado a la cocina –el fan- se convierte en protagonista. El resto, ya sabemos cómo funciona; se pone en marcha el aparato de las redes sociales y la empatía de los que estamos al otro lado del sofá pensando: “yo también podría hacerlo”. El resultado: un plato que gusta a una gran mayoría.

 

 

RELACIONADOS