Historia 


Clemente VIII: un antipapa enterrado en la Catedral de Mallorca

Visitando uno de los edificios de mi ciudad, la Catedral de Mallorca, podemos encontrar muchas historias escondidas en todos sus rincones. Uno de estos rincones es la tumba de Gil Sánchez Muñoz, quien llegó a ser el último “antipapa” de Avignon. Pero, ¿qué sabemos de él?, ¿y por qué está enterrado en este lugar?

Detalle tumba de Gil Sánchez Muñoz

Detalle tumba de Gil Sánchez Muñoz

Recordemos que en el siglo XIV y XV se produjo el conocido “Cisma de Occidente”, en el que se produjo una disputa por la sucesión del papado. La ciudad de Avignon se había convertido en sede Papal en 1309, bajo el beneplácito y la influencia de los monarcas franceses . En 1378 se produjo la ruptura, abriéndose dos líneas paralelas del pontificado, una disputa de carácter político (aparte del religioso), ya que cada bando recibía apoyo de distintos monarcas europeos. Estos pontífices han sido denominados como antipapas, para excluirlo de la línea “legítima” de sucesión.

El nombramiento de Pedro de Luna como Benedicto XIII, provocó un alejamiento de la corona francesa, ya que tenían poca influencia sobre él y se mostraba afín a la corona de Aragón. Esto provocó el abandono de estos antipapas de Aviñón y el traslado de su sede a Peñíscola, donde fueron perdiendo poco a poco su influencia. En 1414 se nombró a Martín V como el único papa válido, aunque aún no se había finiquitado la cuestión cismática.

El Papa Luna mantuvo sus reivindicaciones como papa hasta su muerte en 1423, a los 96 años. Sus cuatro cardenales de confianza eligieron como sucesor a Gil Sánchez Muñoz y Carbón, bajo el nombre de Clemente VIII, que provenía de una familia importante de Teruel, lo que le facilitó ocupar cargos eclesiásticos relevantes en casi todo el territorio que pertenecía a los reyes de Aragón: arcipreste de Teruel y antiguo canónigo de Barcelona, entre otros.

cam00062

Catedral de Mallorca.

La asunción de este papado fue un proceso que se demoró unos años, después de ciertas tentativas de ser tomada la sede papal, el rey Alfonso V de Aragón le dio una asignación para su mantenimiento. No obstante, el pontificado era testimonial y poco influyente, ya que se mantenía por el apoyo de la Corona de Aragón, rival de las pretensiones romanas en Nápoles.
A pesar de que la Iglesia Católica no lo reconoce como antipapa, es considerado como quién termina con las aspiraciones de los papas de Avignon, ya que es quien renuncia al cargo voluntariamente en 1429 en la localidad castellonense de San Mateo, y proclama su obediencia a Roma. A cambio fue nombrado obispo de la Catedral de Mallorca, puesto que ostentó hasta su fallecimiento en 1446. Desde entonces sus restos descansan en este espectacular templo de la capital mallorquina.

Tampoco debo olvidar que uno de los cardenales del Papa Luna se había negado a su elección, y proclamó papa “en secreto” a un clérigo francés, Bernard Garnier, como Benedicto XIV, aunque no llegó a tener un papel relevante.

Puede que su figura haya quedado eclipsada por su predecesor, aunque Gil Sánchez es quien zanja el cisma iniciado casi un siglo antes, un capítulo controvertido de la Iglesia en la Edad Media.

En colaboración con QAH| Paullus Historicus

Vía| Navarro G., Villanueva, C., (2008) “Gil Sánchez Muñoz (1370-1447), el antipapa Clemente VIII. Documentación inédita de los archivos de Teruel”, Revista de Historia Medieval,  Nº 15, pp. 239-254

Imagen| Tumba Gil Sánchez, Catedral Mallorca

En QAH| ¿Existió la Edad Media?La Venecia de la Edad MediaLa Edad Media: Grandes Inventos,Los Papas que renunciaron antes que Benedicto XVI, ¿Nació Europa en la Edad Media? Homenaje a Jacques Le Goff.

RELACIONADOS