Tecnología y Social Media 


Claves para proteger nuestra identidad en Internet

¿Tienes un blog conocido, una web de empresa o una página de una asociación? Si es así, seguro que se te ha pasado por la cabeza una posibilidad algo inquietante: ¿Qué ocurre si alguien roba mi identidad?

Aunque lo cierto es que todos estamos expuestos a este tipo de delitos, hay ciertas pautas y consejos que pueden ayudar a evitar este fraude. Para ello, debemos ser conscientes de nuestra vulnerabilidad online y pensar de forma lógica cómo podemos mejorar nuestra seguridad en Internet.

Cuidado con el phishing

Una de las técnicas más empleadas para usurpar la identidad de otra persona es el llamado phishing: El delincuente se hace pasar por una entidad de confianza para obtener datos confidenciales de la víctima a través de un correo electrónico con un enlace que suele llevar a un formulario falso, donde se introduce información confidencial. Para evitar este tipo de abusos, es fundamental:

  • No abrir correos electrónicos cuyo remitente desconozcas
  • Verificar con la identidad correspondiente todo comunicado que te llegue por e-mail
  • Utilizar alguna herramienta como McAfee SiteAdvisor que verifique la seguridad de una URL antes de hacer clic en ella

La importancia de proteger nuestro dominio

Otra de las cibertécnicas más usadas es la apropiación de nombres de dominio. Para protegerte de este posible ataque, puedes buscar información disponible sobre los dominios registrados y comprobar los datos que existen sobre tu dominio. Además, si se incluye algún dato confidencial, puedes hablar con tu compañía para no mostrarlo.

También debes tener en cuenta la fecha de expiración del dominio, ya que si no se recuerda, otra entidad o persona podría comprarlo. En caso de que nadie lo adquiera, el tiempo de espera para volver a registrar el dominio es de tres o cuatro meses, por lo que estar al tanto de la fecha de expiración es importante para la reputación de una página web.

Atención a la información personal en tus redes sociales

Las redes sociales han revolucionado la forma en que compartimos nuestras vivencias y la información que nos interesa: dónde estamos de vacaciones, cuándo es nuestro cumpleaños, cuál es nuestro nuevo trabajo… Sin embargo, todos estos datos son carne de cañón para ladrones y ciberdelincuentes.

Procura que la información que incluyes en tu cuenta de Facebook, Twitter o LinkedIn no sea pública, ten cuidado con las peticiones de amistad que aceptas y cuelga fotos de tus vacaciones una vez hayas vuelto a casa. Estos y otros útiles consejos para proteger tu privacidad en las redes sociales pueden ahorrarte muchos dolores de cabeza en el futuro. La seguridad es frágil en la era tecnológica en la que vivimos; empezar a cuidarla es un paso muy importante que debemos aprender.

RELACIONADOS