Actualidad Jurídica, Derecho Civil, Derecho de la Unión Europea, Jurídico 


Cláusulas suelo: ¿Demandar tras firmar renuncia?

Con las últimas novedades respecto al rumbo que ha ido tomando la doctrina jurisprudencial respecto a las cláusulas suelo, muchos afectados se ha decidido finalmente a demandar judicialmente.

La declaración de nulidad y la devolución de cantidades con carácter retroactivo desde el 9 de mayo de 2013 es algo que, si no ha acordado ya el banco con el afectado, se puede conseguir judicialmente en el caso de que se hayan dado una serie de circunstancias de fácil identificación para letrados especialistas en la materia.

Además, todos los agentes (incluido el Tribunal Supremo) están a la espera de que el 26 de abril se pronuncie el Tribunal Superior de la Unión Europea [TJUE] sobre si procede o no la devolución de las cantidades desde el inicio del contrato en base a la declaración de nulidad de la cláusula sabiendo que los primeros informes son muy positivos. Esto va a provocar una nueva oleada de procedimientos judiciales por parte de los afectados contra la Banca. Más aún, tras conocer el contenido de la Sentencia de acción colectiva del Juzgado nº 11 de Madrid de 7 de abril de 2016, condenando a numerosas entidades financieras *(1) a la devolución [aunque aún no es firme].1397813954_0

Pero, ¿qué ocurre con aquellos afectados que firmaron con la banca un pacto de renuncia de acciones y derechos condicionado a que les quitaran la cláusula? ¿Podrían demandar igualmente? ¿La firma de dicho pacto implica que ya no pueden ejercitar sus derechos en la vía judicial perdiendo toda posibilidad del cobro de las cantidades debidas aunque les hubieran quitada la cláusula de su hipoteca?.

Para poder responder a estas cuestiones, hemos de conocer el art. 6.2 Cc. que recoge que la declaración de un individuo por la cual manifiesta su intención de desprenderse de un derecho, es admitida en nuestro ordenamiento siempre que no sea contraria al interés o al orden público, ni perjudique a terceros.

Sin embargo, para el caso concreto de afectados por las cláusulas suelo, al ser consumidores y usuarios en la mayoría de los casos, disponen de normativa especial aplicable que les ampara con una mayor protección.

A tales efectos hemos de hacer referencia al art. 10 del RDL 1/2007 LGDCU que dice lo siguiente:

Artículo 10 – Irrenunciabilidad de los derechos reconocidos al consumidor y usuario.-

La renuncia previa a los derechos que esta norma reconoce a los consumidores y usuarios es nula, siendo, asimismo, nulos los actos realizados en fraude de ley de conformidad con lo previsto en el artículo 6 del Código Civil”.

Pero cómo veremos a continuación, hemos de ser prudentes y saber que la cuestión aún no es pacífica ni en Doctrina, ni en Jurisprudencia. Por tanto nuestro discurso en la defensa va a depender de si somos los Letrados de la Banca o del afectado.

Abogado de la Banca:

Si nos encontramos en el supuesto en el que tenemos que defender a la Banca, nuestra respuesta sería que para que fuera nula la renuncia, ésta tendría que haber sido previa” y no posterior al nacimiento del derecho.

Alegaremos en su caso, que se firmó tras haber iniciado ya el ejercicio de una acción a través de la pertinente reclamación (aunque sea extrajudicial), y que es durante el transcurso de dicha negociación cuando se firmó el pacto de renuncia. Con lo que podríamos alegar que tiene plenos efectos vinculantes a tenor del art. 6. 2 Cc. ya que el art. 10 LGDCU exige que sea “previa” para otorgar la nulidad.

Abogado del afectado:

Si por el contrario, defendemos al afectado que ya firmó dicha renuncia, podemos basar nuestro discurso sobre la nulidad de dicha renuncia desde una doble vía:

A.- No importa cómo hayan redactado el pacto expreso de renunciar a cualquier tipo de acción judicial a cambio de la eliminación de la cláusula, el afectado mantiene íntegros sus derechos teniendo en cuenta que cualquier pacto, se exprese como se exprese, es radicalmente nulo.

Esto quiere decir que no necesita que un Juez declare la nulidad de dicho pacto por ser radical, ya que la nulidad viene otorgada directamente de una ley que así lo entiende, por lo que se entiende a todos los efectos como un pacto jamás realizado. Esta postura elimina completamente la temporalidad sobre la vigencia de dicho pacto (es nulo radicalmente, indiferentemente que se pacte antes o después de reclamar).

B.- Además y subsidiariamente, para el caso de que “su Señoría” entendiera que los derechos del art. 8 contemplados en la LGDCU nacieran o se materializaran en un momento específico concreto (ej. la iniciación de la reclamación, o a partir del 9 de mayo de 2013 tras la famosa STS, etc.), la variación sustancial de las circunstancias dejarían dicho pacto posterior sin efecto ya que nacen nuevos derechos (acciones) con la eventual firmeza de la Sentencia del 7 de abril de 2016 (en caso de que la entidad sea una de las condenadas); o incluso ante el pronunciamiento del TJUE del próximo 26 de abril de 2016 en caso de que sea favorable a los afectados.TJUE_EDIIMA20150201_0312_5

Por tanto, llegado el momento, si se interpusiera demanda contra la banca y el letrado de la parte contraría en la Audiencia Previa o en la vista, alegara dicho pacto; hemos de defender que el mismo es nulo en virtud del art. 10 LGDCU en relación al derecho otorgado por el art. 8.f) LGDCU con los motivos anteriormente mencionados, recordando además que en la vía de una negociación extrajudicial no existe la denominada “cosa juzgada material[ex art. 222.1 LEC].

Otra cosa sería si ya se interpuso una acción judicial en la que, finalmente, se llego a un acuerdo con la parte contraria, y que además fue homologado judicialmente en Sala. Ya que dicha homologación sí que tendría efectos procesales vinculantes en virtud del art. 22.1 LEC [terminación del proceso por perdida sobrevenida del objeto – sin costas]. Y la parte contraría podría alegar dicha excepción de “cosa juzgada material” del art. 222 LEC.

Para concluir, es bueno advertir tanto a afectados, como a responsables de Entidades Financieras, que se pongan en manos de expertos en la materia para poder utilizar todos los recursos y herramientas que favorezcan la consecución procesal y extra-procesal de sus intereses con la mayor de las garantías posibles.

La fundación Youbank, que colabora en multitud de asuntos con nuestra Firma, está llevando a cabo innumerables acciones de cara a dar servicio a todos los afectados. Por ejemplo la solicitud al Parlamento Europeo de la eliminación de las Cláusulas. Incluso tienen un simulador-calculadora gratuita que obtiene instantáneamente y de manera sencilla cuáles serían las cantidades a devolver y ver así cuanto le correspondería a un posible afectado.

*(1) Entidades financieras condenadas por la Sentencia del 7 de abril de 2016 del Juzgado nº 11 de Madrid:

LIBERBANK / CAIXABANK,S.A. / BBVA / KUTXABANK / BARCLAYS BANK, S.A.U. / CAJASUR, S.A. / CAJA DE ONTIYENT / ABANCA / CAJA RURAL DE ZAMORA / CAJASIETE / CATALUNYA BANK, S.A. / BANKIA / CAJA GUSSONA / BANCO SABADELL, S.A. / BANCA PUEYO / BANCO CAMINOS, S.A. / IBERCAJA / BANCA MARCH / BANCO POPULAR ESPAÑOL,S.A. CREDIFIMO, S.L. / CELERIS.

Vía |  Expansión.com: Sentencia de 7 de abril de 2016 Juzgado nº11 de Madrid.  Noticias Jurídicas.com , 

Más información|Mercadodedinero.es: el TJUE resuelve sobre la retroactividad de la cláusula suelo el 26 de abril,

Imagen | El descargo.files, imageneseldiario.es,

RELACIONADOS