Historia 


Civilización: la estructura social en Mesopotamia

La estela del código de Hammurabi, Musée du Louvre

La estela del código de Hammurabi, Musée du Louvre

Para definir una cultura como civilización, no basta con que esta supere en niveles demográficos a otras o que sus lugares de asentamiento sean de mayores proporciones. Una civilización, como escribe el profesor Stephen Bertman, se define por la especialización de cada sector de la población en determinadas funciones, al mismo tiempo que se combinan la independencia y la interacción. Una civilización es capaz de hacer más que otras estructuras sociales previas porque representa una gran cantidad de energía humana que, bajo un liderazgo, puede dirigirse hacia objetivos o fines muy específicos no concebidos anteriormente. En esta agrupación se requiere que los individuos sometan parte de su libertad y autonomía, que la civilización les devuelve en forma de seguridad y promesas de felicidad.

Todos estos rasgos pueden encontrarse en la historia de las primeras civilizaciones, esto es, en la Tierra Entre Dos Ríos, Mesopotamia. Aunque hay que tener en cuenta que en el proceso de desarrollo cada civilización adquiere su única y distintiva personalidad.

Aunque la estratificación social parece haber sido menos pronunciada durante el periodo Sumerio, para el reinado de Hammurabi (1792-1750 AEC) en Babilonia estaba estrictamente consolidada. De hecho, la creación del famoso «Código de Hammurabi» es uno de los primeros indicios de esta división de la sociedad en clases diferentes. Según este código, existían tres tipos de personas en la sociedad: los awilum (miembros de las familias que poseen la tierra), los mushkenum (plebeyos o ciudadanos libres sin posesiones de tierra) y los wardum (esclavos sin tierras ni libertad). Es significativo que aquellos con mayor privilegio eran también los que tendrían que afrontar mayor responsabilidad ante la ley, mientras que aquellos en estratos sociales más bajos apenas tenían represalias por romperla, a no ser que la ofensa se cometiese contra alguien de mayor posición social.

Estandarte de Ur, British MuseumEstas tres clases, no obstante, no eran rígidas ni vitalicias. En caso de deuda, un awilum podía perder sus posesiones y convertirse en un mushkenum; y también podía ocurrir en caso contrario, si el ciudadano adquiría terrenos. Además, un wardum podía comprar su libertad o ser liberado por sus amos, del mismo modo que un mushkenum podía perderla en caso de deuda o castigo. La sociedad babilónica siempre tendía al ascenso de sus ciudadanos. Por ejemplo, si un miembro de una clase se casaba con un miembro de otra, los hijos que naciesen adquirirían la clase más alta.

A pesar de la categoría social que se tuviese, los terrenos más amplios estaban siempre en posesión de los sacerdotes, que eran los sirvientes de los dioses, y de los reyes, que eran los vicarios de los dioses en la tierra. Aquellos que controlaban el poder supremo también controlaban las tierras más fértiles y todo lo que estas producían. Porque no se debe perder de vista que la sociedad en Mesopotamia estaba basada en el control de la tierra y sus productos, y quienes la poseían eran los que se encontraban en las capas más altas de esta estructura.

 

 

 

En colaboración con QAH| Las plumas de Simurgh

Vía | Bertman, S., Handbook to life in Ancient Mesopotamia, Nueva York, Facts on File, 2003.

Imágenes | Código de Hammurabi, Estandarte de Ur

En QAH| Códigos legislativos en la Antigüedad; Prima arquitectura en Mesopotamia; ¿Cómo es la Historia de Mesopotamia? (I): el Neolítico; ¿Cómo es la Historia de Mesopotamia? (II): el Calcolítico; ¿Cómo es la Historia de Mesopotamia? (III): el Bronce Antiguo; ¿Cómo es la Historia de Mesopotamia? (IV): el Bronce Medio; ¿Cómo es la Historia de Mesopotamia?(V): el Bronce Reciente

RELACIONADOS