Cultura y Sociedad 


Ciudadanos plurilingües

La sociedad actual está inmersa en un proceso de cambios rápidos y constantes: cambios en el ámbito de la economía, de la tecnología, de la cultura… Como parte de un proceso lógico, estas transformaciones que vivimos día a día tienen consecuencias directas en aspectos muy diversos de nuestra realidad.

En el mundo del lenguaje y la comunicación, en particular, se están generando nuevas necesidades concretas que exigen ampliar las fronteras lingüísticas de los individuos. Esta sociedad global demanda un conocimiento lingüístico mayor y, cada vez, se hace más necesario no solo dominar un segundo idioma, sino tener un conocimiento -más o menos completo- de una tercera y de hasta una cuarta lengua. Porque, ¿quién no entra en contacto a lo largo del día con otro idioma distinto al propio? A través de la música, de las redes sociales, de los medios de comunicación… Podemos decir que internet ha sido un elemento determinante en este gran proceso de apertura al mundo. Pero no el único. La mayor movilidad laboral y académica, la necesidad de interactuar con gente situada en la otra punta del planeta… Hay un sinfín de factores que favorecen y reclaman la mayor interconexión entre ciudadanos de distintos orígenes.

Ciudadanos plurilingües

El inglés se presenta como la lengua franca, pero ello no impide que otros idiomas se desarrollen a su vez como representantes indiscutibles de la diversidad cultural. De hecho, en algunos países, como por ejemplo en el nuestro, existen varias lenguas cooficiales. Es cada vez más habitual, por lo tanto, encontrarnos ante los que llamaremos ciudadanos plurilingües, capaces de  adaptarse e interactuar en muy diversos entornos y con distintos interlocutores.

En los últimos años, la idea del plurilingüismo ha ido adquiriendo cada vez más relevancia. Pero, ¿qué significa exactamente? Este concepto hace referencia a la presencia simultánea de dos o más lenguas en la competencia comunicativa de un individuo y a la interrelación que se establece entre ellas.

Aunque a priori resulten cercanos, no debemos confundir este enfoque con el multilingüismo. Como bien dice el Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas, «el multilingüismo es el conocimiento de varias lenguas o la coexistencia de distintas lenguas en una sociedad determinada». Sin embargo, como ya hemos mencionado, el modelo plurilingüe va más lejos, pues enfatiza en el hecho de que a medida que la experiencia lingüística de un individuo crece, esos conocimientos no se acumulan en compartimentos mentales rigurosamente separados; por el contrario, dicho sujeto desarrollará una competencia comunicativa a la que contribuirán todos sus conocimientos y todas sus experiencias lingüísticas y, en ella, las lenguas que conozca se interrelacionarán e interactuarán constantemente. Como vemos, el plurilingüismo da un paso más allá que el multilingüismo, al resaltar esa interconexión que se da entre las distintas lenguas habladas por el sujeto.

Plurilingüismo

Pues bien, a medida que este nuevo paradigma se va expandiendo, se van conociendo también los enormes beneficios que tiene ser plurilingüe. El sujeto plurilingüe no solo obtendrá ventajas en la sociedad, tales como estar mejor preparado para la movilidad, podrá comunicarse en entornos diversos… Además, está demostrado que hablar varias lenguas -y la relación mental que se establece entre ellas- tiene repercusiones neurocognitivas muy positivas. También favorece la creatividad, promoviendo una mente mucho más flexible y una plasticidad mayor en nuestro cerebro, llegando incluso a retrasar la aparición de enfermedades como, por ejemplo, el Alzheimer.

Ante una realidad tan beneficiosa, parece evidente que los ciudadanos del siglo XXI debemos dar un paso al frente en el conocimiento de idiomas. Un mundo globalizado exige ciudadanos globales y, a la vez, respetuosos con la diversidad; ciudadanos plurilingües que sean capaces de satisfacer las necesidades lingüísticas y multiculturales del planeta.

 

 

Más información| Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas, Plurilingüismo y las ventajas neurocognitivas del aprendizaje de otras lenguas

Imagen| Ciudadanos plurilingües, Diversidad lingüística

RELACIONADOS