Patrimonio 


Ciudad micronesia de Nan Madol

Los cuatro estados de la Federación de Micronesia tienen presencia humana desde hace más de 2.000 años. Distintos pueblos fueron poblando parte de las más de 600 pequeñas islas que componen la región. Políticamente se gestionaban mediante sistemas descentralizados de jefes locales. Hubo una excepción histórica: la principal isla de las Carolinas, Pohnpei, se rigió durante cinco siglos bajo un modelo más jerarquizado encabezado por la dinastía Saudeleur. La acumulación de poder suele conllevar acumulación de excedentes y la posibilidad de construir grandes infraestructuras. Este es el origen de Nan Madol, un lugar que parece fuera de su tiempo y lugar, capaz de despertar la imaginación y provocar todo tipo de teorías. La capital Saudeleur se compone de más de cien islotes artificiales situados en la laguna que hay entre Pohnpei y su arrecife de coral. El nombre de Nan Madol hace referencia a los canales que quedan entre los islotes y llamaron la atención a los arqueólogos desde su descubrimiento. Estamos ante uno de los sitios más sorprendentes del planeta.

Nan Madol camuflado desde el mar

Pohnpei, unos 2.000 kilómetros al noreste de Nueva Guinea, es la isla más extensa y poblada de Micronesia, aunque en ambas cosas estemos en números muy modestos. Su origen volcánico y corta edad elevan la altura hasta casi los 800 metros pese a la fuerte erosión que sufre debido a las constantes lluvias. Esta paradisíaca isla fue poblada seguramente por gentes de la cultura lapita llegadas de las islas Salomón o Vanuatu. Hasta el 1100 las cosas transcurrieron de forma similar a otras islas, con una organización dividida en cinco tribus lideradas cada una por dos jefes. La invasión de los Saudeleur inició un periodo absolutista. La opresión sobre los 25.000 nativos se fue incrementando en cada generación. En 1628, otra invasión, atribuida según la tradición oral a la deidad Isokelekel, les retiró del poder. Quizá en recuerdo al invasor, los isleños repelieron cualquier acercamiento de occidentales. No hubo contacto alguno hasta el siglo XIX, cuando exploradores y misioneros fueron llegando hasta que España se adjudicó la isla.

Canales de Nan Madol

Nan Madol, posiblemente llamada Soun Nan-leng en el pasado, fue la capital de los Saudeleur. Situada en el extremo este de la pequeña isla interior de Temwen, en la laguna de Pohnpei, este lugar tiene carácter sagrado según la tradición. Fueron los propios nativos los que empezaron a construir islotes desde el siglo VI, intensificando su construcción desde el X. Los Saudeleur multiplicaron las construcciones megalíticas de Nan Madol desde el siglo XIII y dejaron registrados multitud de sacrificios. Con su fin llegó el declive del lugar, que no obstante estuvo ocupado hasta el siglo XIX. Fue conservado como centro ceremonial, pero la vegetación ocupó muchos islotes. Conocido por los occidentales en ese siglo, hubo que esperar al trabajo de Paul Hambruch, que en 1910 mapeó la zona y registró la historia oral antes de que empezaran las labores arqueológicas. Las principales amenazas de este sensible lugar son el crecimiento desmedido de los manglares, la obstrucción de los canales y la erosión.

Muralla exterior del palacio de Nan Madol

Una muralla protege Nan Madol, que ocupa 1,5 kilómetros de largo por medio de ancho. Es ante todo una ciudad residencial, aunque no como cualquiera: en sus cien islotes no llegaron a vivir mil personas. Muchos eran del gobierno central y las élites locales, más fáciles de controlar de cerca. Los materiales son la piedra coralina y sobre todo el basalto. Este procede de una cantera al otro lado de Pohnpei. Se calcula que cada año se movían unas 2.000 toneladas sin apenas medios. Una vez emergida una isla, esta se protegía con murallas de hasta siete metros de altura. El interior dependía de la función: residencial, gremial, ceremonial o mausoleo. Esta última categoría cubre más de la mitad, siendo la más especial Nandowas, con tumbas reales. Está en la sección noreste, Madol Powe, mientras que la sureste se llama Madol Pah. En esta vivían los Saudeleur y estaba su templo más grande: Nankieilmwahu.

Detalle constructivo de Nan Madol

Visitar Micronesia no es fácil ni barato. Dependiendo del origen se hará una última escala en Guam o Hawái. Pohnpei es la isla más desarrollada al ser la capital, especialmente en su zona norte. Una carretera recorre el litoral dejando en el centro la zona más agreste, ideal para senderismo como en la zona de Sokehs. No hay playas como tal, pero sí posibilidad de surf y snorkel. La mejor manera de llegar a Nan Madol es en coche de alquiler y taxi: unos noventa minutos desde la capital. Tras atravesar un tramo de selva entraremos en las ruinas. Mejor opción aún es navegar por los canales, para lo que es obligatorio marea alta. En todo caso es mejor llevar un guía. Hay otro sitio arqueológico similar en Micronesia llamado Leluh, en la isla de Kosrae, unos 500 kilómetros al sureste. En Pohnpei llueve casi todos los días del año.

* Vía|UNESCO Wikipedia Wikitravel
* Imagen|Vagabond Travel Tales Adam Lederer ajdemma Stefan Krasowski CT Snow

RELACIONADOS