Derecho Penal, Jurídico 


“The Conspirator”

Todas las pasiones son buenas mientras uno es dueño de ellas, y todas son malas cuando nos esclavizan. Esta frase del filósofo francés Rousseau podría muy bien ilustrar el argumento de la película “La Conspiración”, basada en hechos reales, dirigida por el actor Robert Redford y protagonizada por James McAvoy y Robin Wright.

La cinta nos sitúa en el 14 de abril de 1865. La guerra civil estadounidense que enfrentaba a Unionistas y a Confederados toca a su fin y, mientras la plana mayor del ejército del norte y del gobierno celebran la sufrida victoria, el presidente del gobierno, Abraham Lincoln, disfruta en el teatro de la que será su última obra. A esa fiesta acude Frederick Aiken (McAvoy), un joven capitán que decide volver a retomar la profesión que dejó para unirse a filas y que realmente le apasiona: la abogacía.  Sin embargo, no va a ser tarea fácil.

Tras la muerte de Lincoln y, días más tarde, del culpable del crimen, John Wilkes Booth, varios hombres fueron arrestados acusados de planear el magnicidio en la pensión de la madre de uno de ellos.  El estado culpaba a David HeroldLewis Powell  y George Atzerodt de conspirar para asesinar al presidente, al vicepresidente Andrew Johnson y al secretario de Estado William H. Seward, para maquinar lo cual habían utilizado la pensión de la señora Mary Surratt (Wright), madre de John Surratt, otro conspirador, huido de la justicia. Y es a la señora Surratt a quien el joven Frederick Aiken deberá defender, aun a costa de granjearse el odio de sus allegados unionistas y de ir en contra de sus propios principios.

En primer lugar, tanto la señora Surratt como el resto de acusados son sometidos a un jurado militar, lo cual perjudicaba seriamente sus intereses dadas las circunstancias y cuya legitimidad es cuestionada constantemente por el joven abogado, quien alega que es necesario un proceso civil con un jurado compuesto por ciudadanos iguales, tal como recoge el Code of Laws of the United States. En el siglo XIX, las normas que regulaban la jurisdicción militar eran los denominados “Artículos de Guerra” (Articles of War), preceptos directamente aplicables a la Marina y la Armada y que no fueron revisados hasta el siguiente siglo. Y actualmente es el Código Uniforme de la Justicia Militar el que somete a exclusivamente a los miembros de las Fuerzas Armadas a la jurisdicción militar.

Pero en el caso que nos ocupa y si lo analizamos detenidamente, ¿qué probabilidades había de que los conspiradores salieran bien parados siendo simpatizantes confederados y estado el jurado compuesto por militares exclusivamente del bando ganador? Prácticamente ninguna. La guerra civil se había saldado con la victoria del Norte y cientos de miles de muertos, y el gobierno quería mantener el orden y la paz a cualquier precio. Querían culpables, los necesitaban con urgencia alegando a una demanda de justicia por parte del pueblo. Sin embargo, Aicken recuerda que no es justicia lo que se quiere administrar en lo que a su defendida se refiere, sino venganza. El país vuelve a tener un gobierno fuerte y unificado y nada ni nadie podría quebrantar tal sosiego, así que un jurado militar era la vía más rápida para atajar el problema. La condena era inevitable.

Mary Surratt y Frederick Aiken.

En segundo lugar, y no menos reseñable, es la actitud de este Aicken que, si bien no sabría decir si se parece o no al personaje real, interpreta admirablemente McAvoy.  Ese tesón que, a mi parecer, reside sobre todo en la juventud y en las ganas de aprender y ser el mejor; la inseguridad que al principio deja ver, dudando de la inocencia de su defendida y luchando constantemente contra sus prejuicios acerca de todo lo que huele a sur. Sin embargo, ahí es donde reside la profesionalidad de un buen abogado, de un buen jurista en definitiva: en no dejar que los sentimientos nos dominen, pensar con la cabeza bien fría qué es lo mejor para tu cliente y solo eso. Luchar a brazo partido por sus derechos; hacer lo que es debido. Y creo que esta película refleja muy bien ese buen hacer.

RELACIONADOS