Cine y Series, Cultura y Sociedad 


Cincuenta años sin Walt Disney

En diciembre de 2016 se cumplió el 50 aniversario de la muerte de Walt Disney. En estos 50 años The Walt Disney Company se ha transformado en el segundo grupo mediático y de entretenimiento más importante del mundo después de Comcast. Su negocio se extiende a las industrias del cine, de la televisión, la radio, editoriales, discográficas, del ocio a través de los parques temáticos y el merchandising. Las adquisiciones de Pixar Animation Studios en 2006, Marvel Entertainment en 2010 y Lucasfilm Limited en 2012 han colocado a The Walt Disney Company en una situación privilegiada frente a la competencia dado el potencial de los contenidos comprados y su efecto multiplicador gracias a la diversificación del grupo.

El genio que fundó este imperio era un hombre enigmático que dirigió hasta su muerte en 1966 los estudios casi de forma dictatorial. Independientemente de su personalidad con luces y sombras todo el mundo lo reconoce como un mago, un visionario que revolucionó los dibujos animados.

Walt y su hermano Roy fundaron la Disney Bros. Studio en 1923.

A finales de la década de los 20, la competencia en el género de dibujos animados era muy fuerte. Los Hermanos Fleischer que se consideran como los pioneros ya contaban con personajes populares como Koko el payaso (1919), Betty Boop (1926). El gato Felix de Patt Sullivan ya triunfaba desde 1920. Los cortos metrajes de dibujos animados se emitían como complemento de las películas de los grandes estudios. En este escenario Walt Disney necesitaba un personaje carismático para crear una serie de éxito.

El ratón Mickey se presentó por primera vez en 1928. Con el tiempo se ha transformado en un icono universal  y el mayor éxito de Walt Disney. Gracias al éxito de Mickey los estudios fueron ampliando la galería de personajes: Minnie la eterna novia en 1928, Pluto en 1930, Goofy en 1932 y el Pato Donald en 1934. La comercialización de productos y juguetes basados en estos personajes fue también uno de los grandes aciertos de Walt Disney.

En 1937 con la presentación del primer largometraje de animación Blancanieve y los siete enanitos, Walt Disney revolucionó el género. En la película se mezclaban personajes reales, con seres fantásticos propios de los cuentos infantiles. Fue un alarde técnico y de imaginación y una apuesta personal de Walt DisneyWalt Disney al que se le adjudica la primera película rodada en Tecnicolor con el corto metraje Flowers and Trees (1932), utilizó esta tecnología todavía en fase de experimentación para rodar el largometraje.

A partir del enorme éxito de taquilla Walt Disney fue consolidando su imperio. Durante las décadas de los 40 y 50 se van sucediendo la producción de largometrajes hoy clásicos: Pinocho (1940), Dumbo (1941), Bambi (1942), La Cenicienta (1950).

1940 fue un mal año para Walt Disney en las taquillas. Al fracaso de Pinocho  le sucedió otro: Fantasía. Esta película que utilizó por primera en el cine el sonido estereofónico se estrenó en el mítico Radio City Hall de Nueva York en su versión corta (el original duraba tres horas) no fue entendida por el público. Este atrevido intento de divulgar la música clásica con escenas de dibujos animados, contiene algunos instantes antológicos. Mickey representando a El aprendiz de brujo con música de Paul Dukas seguramente ha sido el más famoso. Con el tiempo el título se ha convertido en mítico sobre todo después de su reestreno con motivo de su 50 aniversario en 1990. En 2000 se estrenó una nueva versión totalmente innecesaria.

En 1949 Walt Disney inicia la producción de películas de actores de carne y hueso. La isla del tesoro, basada en la novela de Louis Stevenson y dirigido por  Byron Haskin  se transformó rápidamente en un clásico.  El éxito de esta película abrió un nuevo filón para los estudios

En 1955 se abre en California el primer parque temático DIsneyland que sigue siendo el paradigma de este negocio de ocio.

Durante las décadas de los 50 y 60 hasta la muerte de Walt Disney en 1965 se fueron sucediendo los éxitos de taquilla: Peter Pan (1953), La dama y el vagabundo (1955), La bella durmiente (1959), Mary Poppins (1965) y algún tropiezo como Alicia en el país de las maravillas (1951).

El legado de Walt Disney tras su muerte fue de tal magnitud que todavía la compañía vive de sus rentas. Están pendientes de estreno una nueva versión de Dumbo  de Tim Burton y un remake de Mary Poppins dirigida por Rob Marshall.

Imagen| Walt Disney y Mickey

Video| Mickey 1928, Flowers and Trees, Fantasía, Alicia en el país de las maravillas

 

RELACIONADOS