Cultura y Sociedad, Patrimonio 


Cinco consejos prácticos para interpretar una pintura abstracta y no morir en el intento

Pocos son los que desconocen que Wassily Kandinsky (1866-1944) es el autor de la primera acuarela abstracta pero, ¿cuántos conocen cual fue su propósito al ejecutar la obra?, ¿qué hay bajo el cuerpo teórico de la Abstracción?

“Primera acuarela abstracta”,Wassily Kandinsky (1910-13)

La palabra abstracción hace referencia a falta de figuración, y surge como reacción en contra del realismo y la fotografía que venían dándose desde mediados del siglo XIX. El deseo de alejarse de la realidad propiciado por la crisis, junto a otros factores de carácter político-social, acabarán reflejándose en las preocupaciones del pueblo y con ello, en el arte: se trata de una época de grandes cambios. Será el proceso de industrialización que se dio por aquellos momentos, uno de los factores más influyentes, el cual trajo parejo un cambio en el sentido de vivir el  presente y de romper con los estilos del pasado: esta es una de las primeras cosas que debemos tener en cuenta a la hora de contemplar una obra abstracta: la necesidad del artista de expresar lo inmediato sin previa preparación.

Este cambio pasará por crear un arte totalmente independiente del realismo como rechazo a este proceso industrializador: ahora,  perspectiva y figuración son sustituidas por forma, color y línea. El artista trata el color y la forma en función de la expresión de las vivencias emocionales: se piensa que forma y color tienen su propio valor estético sin necesidad de imitar la realidad. Todos estos conceptos los expondrá Kandinsky en sus tratados De lo espiritual en el Arte (1910) y Punto y línea sobre el plano (1926), tratados que van a establecer los principios del arte abstracto: en estos, se codifican emociones y estados de ánimo mediante colores y formas. La lectura de estos tratados nos enseñará a conocer el lenguaje de colores y formas que este arte emplea.

"Composición VIII", Wassily Kandinsky (1923)

“Composición VIII”, Wassily Kandinsky (1923)

Además, estos artistas miran a la experiencia interior y subjetiva de la propia realidad;  no se plasma la realidad objetiva, si no, la realidad digerida por el propio artista. Este hecho provoca que muchas veces caigamos en el error de buscarle un sentido figurativo a la obra, intentando identificar los diferentes elementos de la misma con la realidad; tampoco debemos buscarle un sentido narrativo. Lo que se pretende decir con esto, es que, la comprensión del arte abstracto por un público no especializado pasa por cambiar la forma de contemplarlo: no debemos compararlo con otras corrientes puesto que esto dificultará su interpretación. El arte abstracto emplea un lenguaje diferente, libre del encorsetamiento característico de las corrientes artísticas ligadas a la academia, siendo las más conocidas entre este tipo de público. Además, e igual de importante, será conocer al artista así como la intención del mismo al realizar la obra.

"Varios círculos",Wassily Kandinsky (1926)

“Varios círculos”,Wassily Kandinsky (1926)

Por último, y no menos importante, no debemos olvidar que el arte es el lenguaje del alma. Así, sabremos si hemos cumplido nuestro propósito si la obra nos hace sentir, emocionarnos… si nos hace vibrar, para ello debemos librarnos de todo convencionalismo y entregarnos a la obra sin prejuicio alguno.

RELACIONADOS