Cultura y Sociedad, Historia 


Chile en la encrucijada (II): Allende y el socialismo en democracia

Salvador-Allende

Salvador Allende, presidente de Chile durante el periodo 1970-1973

Continuando el ciclo iniciado con el anterior artículo sobre esta convulsa etapa de la historia chilena, hoy nos toca analizar el gobierno de Salvador Allende y su impacto en la realidad política nacional y su significado simbólico en la ámbito regional latinoamericano.

Las elecciones del año 1970 dieron una victoria pírrica a la coalición de izquierdas liderada por Salvador Allende, y con este cambio político se abrió en el país andino un nuevo rumbo de profundización de las reformas estructurales comenzadas por la Democracia Cristiana y de re-estructuración de las funciones del Estado frente a la economía nacional. El gobierno de Allende debe ser analizado desde dos perspectivas complementarias para entender su significación completa. En primer lugar debemos entenderlo, desde un punto de vista puramente nacional, como la apuesta política por una vía socialista dentro del marco de las instituciones democráticas. Esta significación política se estructuraría en tres grandes ejes: la nacionalización de Gran Minería del Cobre, que debemos recordar era el principal motor de la economía de exportación chilena; la profundización de la redistribución de la tierra y de la reforma agraria; y por último, y no menos importante, la movilización ciudadana de las clases populares y medias con objetivo de dotar a la política nacional de una nueva relación de valores, es decir, integrar la filosofía política socialista dentro de la cultura política chilena. Para ello, el gobierno llevó a cabo una política de aumento del salario real, de potenciación de las herramientas políticas de apoyo al sector agrario y proletario, y una política de estatalización de los bancos y el crédito.

En segundo lugar, debemos entender la realidad política chilena dentro del marco internacional de la dialéctica de Guerra Fría, y sobre todo, del cuadro de intereses económicos estadounidenses en la zona. Debemos tener en cuenta que ni la orientación política de Salvador Allende, ni su programa político, eran beneficiosas para Estados Unidos y era considerado, según documentos de la CIA, como “no aceptable” según palabras del propio presidente Nixon. Es por ello, que no debemos separar la evolución política chilena de los intereses extranjeros a la hora de entender el fracaso global de la administración Allende y el posterior golpe de estado de Pinochet.

800px-Allende_supporters

Movilización popular de apoyo al gobierno de Allende, una imagen común durante su gobierno.

Así pues el gobierno de Unidad Popular se caracterizó por la alta tensión política que se derivaba de los cambios que pretendía introducir el gobierno y la resistencia que ofrecían las estructuras económicas establecidas. Tensión, que a su vez, se vio potenciada por la ineficacia de las medidas económicas tomadas por Allende, demasiado condicionadas por el precio internacional del cobre, y especialmente dependientes de la lealtad política de sus cuadros de movilización, y por el constante bloqueo político al que sometían al gobierno los partidos de la oposición, sobre todo desde la democracia cristiana.

A modo de conclusión podríamos abocetar que el gobierno de Allende ha significado un ejemplo único en América Latina de implantación del socialismo no revolucionario, pero que su fuerza de cambio se vio muy condicionada por el peso de las estructuras económicas nacionales e internacionales que se vieron atacadas en sus intereses por un reformismo demasiado intenso. Solo en torno a esta dualidad se entiende el trágico final de este gobierno y de su presidente, que acabó suicidándose en el Palacio de la Moneda, en 1973 a manos de un golpe militar que explicaremos con más detalle en el próximo, y último, articulo.

 

Vía| LUCENA SALMORAL, M. (coor.), “Historia de Iberoamérica III”, Historia Contemporánea, Madrid, 2008.

Más información| FONTANA, J., “Por el bien del Imperio”, Una historia del mundo desde 1945, Barcelona, 2010.

Imagen|Salvador Allende, Movilización popular de apoyo

En QAH| Chile en la encrucijada (I): una fecha clave para entender el Chile contemporáneo.

RELACIONADOS