Cultura y Sociedad 


Chaplin y Hitler, dos caras de una moneda

Cuatro días separan el nacimiento de un maestro del cine del nacimiento de uno de los mayores tiranos de la historia. Charles Chaplin nacía en Inglaterra el 16 de abril de 1889, Adolf Hitler lo hacía en Austria el día 20. Aquí comienza la historia del vagabundo y el dictador.

Los dos crecieron y se hicieron mayores de edad, pero los 18 años no tendrían el mismo resultado para ambos. Chaplin ingresa en la compañía de mimos de Fred Karno y comienza su carrera artística. Hitler era rechazado en la Academia de Bellas Artes de Viena y esto le frustró su sueño de convertirse en pintor. El inglés avanzaba sobre los escenarios y su reconocimiento aumentaba por días, el austriaco se convertía en alemán y se desvió a una carrera político-militar.

Ambos tenían un bigote muy peculiar, aunque uno era falso. Un elemento representativo de los dos pero que causa sentimientos contradictorios dependiendo del portador. En 1939 comienza la II Guerra Mundial y ocho días después Chaplin comienza la grabación de El gran dictador. 559 días de rodaje para su primera película sonora con diálogos.

Aquí aparecerá Adenoid Hynkel, un personaje con un gran parecido al del dictador Hitler. Hynkel tiene una gran expresividad pero carece de oratoria, el punto fuerte del alemán. Una de las escenas míticas del cine es cuando Adenoid juega con un globo terráqueo, elemento fetiche del dictador, como Hitler jugaba con la sociedad. Chaplin inventó un lenguaje para dar su discurso final en la película, tenía la misma fuerza que el alemán pero que carecía de sentido. Esto no era un impedimento para que los micrófonos se doblegasen ante sus gritos.

La película se estrenó en 1940 y fue pedida dos veces para ser proyectada en el cine privado de Hitler, a pesar de rechazar públicamente esta obra. Al terminar la guerra, el dictador muere y esta relación paralela termina. Chaplin nos deja una de las mejores películas de la historia que no fue bien recibida en Hollywood por dar una imagen humana del gran asesino europeo. En 1977, el cómico moría en Suiza.

¡Mira Hannah, mira hacia el cielo!. Al alma del hombre le han sido dadas alas, y está volando hacia el arco iris y la luz de la esperanza.

Frase final de El gran dictador

Vía| Abajo el Telón

En QAH| Luces de la ciudad

Imágenes| Abajo el Telón, El gran dictador

RELACIONADOS