Historia 


Chamberí, la parada de metro en la que nunca te bajarás

Chamberí, la parada de metro en la que nunca te bajarás

Estado de abandono de la estación de Chamberí hasta el año 2006, cuando fue rehabilitada como museo.

Cuando decimos que una ciudad esconde secretos bajo tierra pensamos en descubrimientos arqueológicos que nos transportan a civilizaciones antiguas o a épocas pasadas de no menos de cinco siglos. Sin embargo, en la ciudad de Madrid podemos encontrar una curiosidad histórica en pleno centro y que nos transporta a tan solo unos años atrás, pero que aun así supone un atractivo para los amantes de lo antiguo. Se trata de la estación abandonada de Chamberí. 

Empecemos desde el principio. El metro de Madrid fue inagurado el 17 de octubre de 1919, siendo el Rey Alfonso XIII el primer viajero, convirtiendo a la ciudad madrileña en la quinta capital europea en contar con este servicio de transporte después de Londres (la primera ciudad del mundo en tener una línea del metro), Budapest, París y Berlín. La primera línea, que unía el barrio de Cuatro Caminos con la Puerta del Sol, contaba con seis paradas intermedias: Ríos Rosas, Martínez Campos, Chamberí (la que nos ocupa ahora), Glorieta de Bilbao, Hospicio (actual parada de Tribunal) y Red de San Luis (actual Gran Vía).

¿Pero por qué fue cerrada la estación de Chamberí? La explicación es la siguiente: en los años 60, Madrid empieza a crecer y a recibir cada vez más españoles procedentes de las zonas rurales y de otras ciudades. El incremento del tráfico de viajeros obligó al ayuntamiento de Madrid a introducir nuevos coches de metro con una mayor capacidad, de hasta seis coches (pasando de los 60 metros originales a 90 metros de longitud). Esto obligó a ampliar las estaciones de metro de la línea 1 para que los nuevos trenes, de una mayor capacidad de usuarios, pudieran parar de tal forma que todos los viajeros consiguiesen entrar y bajar. El problema llegó en la estación de Chamberí, que fue imposible de ampliar por su forma curva y su proximidad con las estaciones de Bilbao e Iglesia. De este modo, el Ministerio de Obras Públicas decidió cerrarla el 22 de mayo de 1966.

Chamberí, la parada de metro en la que nunca te bajarás

Vista actual de la parada de Chamberí restaurada.

Tras su cierre, la parada Chamberí fue abandonada. Pero los trenes seguían pasando por la estación sin pararse en ella, de tal forma que los viajeros curiosos que miraban a través de la ventana observaban que tras el cristal podían ver la estación como si se tratase de un reflejo del pasado, hecho que hizo que fuese conocida entre los pasajeros como `la Estación Fantasma`. Como curiosidad, cabe añadir que esta parada fue uno de los escenarios del rodaje de la película “Barrio” (1998), de Fernando León de Aranoa, secuencia que podéis ver en este vídeo. 

En 2006, la Estación de Chamberí fue rehabilitada y restaurada, respetando el espíritu de cuando fue abandonada, desde el mobiliario hasta los carteles de publicidad, para convertirse en un museo que actualmente se puede visitar.

Vía| Estación fantasma de Chamberí y Metro Madrid.

Imagen| Chamberí abandonada, Chamberí en la actualidad

Vídeo| Barrio, Metro de Chamberí, La Estación Fantasma

En QAH| Pasear por los alrededores del Museo del Prado, ¿Cuánto duraron las obras de El Escorial?

 

RELACIONADOS