Patrimonio 


Cástulo: ¿una nueva sinagoga sefardí?

Meses atrás, estuvimos hablando del yacimiento arqueológico de Cástulo, en la provincia de Jaén, donde fue hallada una patena de vidrio, de la segunda mitad del siglo IV, con una imagen cristológica realizada con técnica de esgrafiado.

Bien, pues siguiendo el hilo de este yacimiento, hace pocos días han comenzado a salir datos sobre las últimas piezas halladas en el recinto conocido como “zona 1”, y los resultados que se han hecho públicos son muy interesantes desde el punto de vista del yacimiento en sí, y sobre la puesta en valor del patrimonio que alberga.

11178333_819467051435784_3214842738279651975_n

Grupo de arqueólogos excavando en Cástulo (Linares)

Esta “zona 1”, en un primer momento, no fue considerada como centro religioso, ya que el edificio donde se han hallado estos objetos había sido catalogado como basilical en el año 2011, sin más. Pero conforme fueron encontrando más objetos, en concreto lucernas, cambió la visión del edificio y con ello su función. A la luz de los datos analizados correspondientes a estos materiales extraídos en Cástulo, se ha planteado que pudo haber una comunidad sefardí importante en la ciudad, hipótesis consolidada y respaldada por estas lucernas marcadas con una menorá. Este símbolo, tan intrínsecamente ligado al pueblo judío, es el candelabro de aceite de siete brazos.

Tiene este candelabro un significado muy concreto: simboliza la iluminación universal, en una explicación ampliamente aceptada: es la Ner Elohim o lámpara de Dios. En otras interpretaciones, simboliza la zarza ardiente de la historia de Moisés en el Monte Horeb, es decir, es un símbolo de Yahvé.

Los arqueólogos se plantean la hipótesis de que este espacio basilical pudiera ser una sinagoga de la comunidad sefardí de Cástulo, debido a los objetos hallados. De ser confirmado, sería la más antigua de España catalogada como tal. Hablamos de finales del siglo V o principios del siglo IV a.C. Otros vestigios de esta misma época se han encontrado en Toledo y en Lorca.

Fragmento de menorá

Fragmento de menorá

Los edificios basilicales se han usado a lo largo de la Historia para muchísimos fines. En un primer momento son adoptados por otras religiones ya que no está mezclado con la religión politeísta romana. Es un espacio civil polivalente, con una distribución sencilla y una orientación a gusto de quien lo paga. El cristianismo también adoptará el espacio basilical para sus templos, con claros ejemplos en multitud de templos que han llegado hasta nuestros días.

Además de las lucernas, se han encontrado en este recinto vasijas de bronce y cálamos de hierro, para escribir.

Ahora mismo, comienzan a prepararse para la campaña estival, y su objetivo es trabajar en la denominada torre púnica, situada en la zona más alta de Cástulo, y fechada en torno al siglo III a. C. Desde aquí les deseamos que tengan buena campaña y que a la vuelta del verano nos sigan dando más noticias que amplíen nuestro Patrimonio.

Vía| Ideal.es

Imágenes| Forvm MMX

En QAH| Cástulo: la patena cristiana que ha revolucionado Linares

RELACIONADOS