Cultura y Sociedad, Patrimonio 


Cartier llena el Thyssen-Bornemisza de lujo

Collar Draperie (Cartier)

Desde el pasado mes de octubre, y hasta febrero de 2013, se puede visitar en el museo madrileño Thyssen-Bornemisza la exposición “El Arte de Cartier”, que nos muestra una serie de piezas que Cartier, la mitica firma de joyería francesa, ha ido reuniendo desde 1983,  que van desde final del siglo XIX hasta finales del siglo anterior. Dicha muestra incluye más de 450 piezas de diferentes estilos, materiales y técnicas procedentes de colecciones privadas o subastas, pero la importancia de la exposición no reside en esto sino en  las piezas representan la vida de Louis-François Cartier además de la sociedad y el arte europeo de su época.

Por ello Cartier ha querido que estas piezas formen una exposición llena de historia del arte y de la sociedad europea desde el ámbito de la joyería, idea que ha llevado esta exposición desde su primera muestra en el Petit Palais de París en 1989 hasta los mejores museos del mundo.

“El Arte de Cartier” es una exposición compleja pero que sin embargo Guillermo Solana, director Artístico del Museo, ha sabido simplificar para que llegue a un mayor público. Por ello la exposición está dividida en 6 bloques determinados por la evolución estilística que ha sufrido “Cartier” a lo largo de su historia, incluyendo presentaciones multimedia de los procesos de producción de cada pieza junto con fotografías en blanco y negro a tamaño real, además de autocromos y moldes en yeso de las piezas.

Este paseo artistico, comienza en el taller de Adolphe Picard, donde Louis François Cartier se inicia como aprendiz hasta que su maestro decidiera abrir otro taller y dejar en Louis el futuro de su antigua tienda, tras ello Louis Cartier, 6 años después, decidió independizarse laboralmente, empezando así lo que en el futuro será conocido como “el imperio de Cartier”.

Broche devant decorsage “Azucenas” (Cartier).

Tras ello se nos acompaña en la pasión de este imperio por las tiaras de principios del siglo XX que nos sumergen en  el estilo moderno y vanguardista del Art Decó francés.

Aunque los estilos de Cartier, hasta mediados del siglo XX, son de estilo europeo o ruso, este imperio joyero viviría un autentico cambio al dejarse influenciar artísticamente por estilos orientales como el egipcio, indio-pérsico o extremo oriental.

Con la aparición del estilo llamado Café Society la importancia de Cartier en la sociedad aumento de forma considerable,  convirtiendo a Cartier  en el buque insignia dentro del océano de la joyería. Por eso en las primeras décadas del siglo XX, es cuando empiezan a aparecer, de forma masiva, clientes de las altas esferas sociales. Clientes que empiezan a oír de esta marca, por su importancia en la sociedad, ya no tanto por sus técnicas o innovaciones.

Llegando al fin de nuestro paseo, nos encontramos con un producto  que le ha dado mucho a este gigante joyero: el reloj. Por ello encontramos piezas horarias de renombre desde el inicio de este imperio del lujo hasta el hoy, haciendo alguna que otra reseña al mañana. Para terminar,  salimos de nuestro paseo con piezas de temas salvajes, tanto de fauna o flora, que nos informan sobre las últimas tendencias que Cartier esta plasmando en sus obras.

En definitiva, la exposición nos permite ver Cartier no desde su marca sino desde la pasión de un hombre y una familia por la belleza de una piedra en bruto. ¿ Pensáis que es una buena estrategia de marketing o que simplemente es una forma de reflejar la historia desde el punto de vista de la joyería y el lujo?

Vía| Museo Thyssen-Bornemisza, Colección Cartier

Más información|Relojismo

Imagen|Broche devant decorsage “Azucenas”, Collar Draperie

RELACIONADOS