Cultura y Sociedad 


Carrie Nation y su lucha contra el alcohol

Un hacha y una biblia. Carrie Nation no necesitaba más para llevar a cabo su cometido: acabar con todas las botellas de alcohol que estuvieran a su alcance en las tabernas de Estados Unidos. Y es que esa era su misión en la vida: terminar con el vicio de la bebida.Carrie_Nation

Carrie Nation pertenecía a la rama más fanática del Movimiento por la Templanza, sociedad que nació en 1896 y cuyo fin era luchar contra el consumo de bebidas alcohólicas. Este movimiento luchaba por los derechos de la mujer, ya que consideraba que había una relación directa entre el alcoholismo y la violencia doméstica. No se desarrolló solo en Estados Unidos, sino que también tuvo presencia en Canadá, Australia, Inglaterra, Irlanda y Nueva Zelanda. En 12 años llegó a tener más de 8.000 agrupaciones locales y más de un millón y medio de miembros. Se dice que fue la antesala de la famosa Ley Seca, que estuvo en vigor en Estados Unidos desde 1920 hasta 1933.

Carrie Amelia Moore, natural de Kentuchy, comenzó su lucha contra el alcohol después de divorciarse de su primer marido, un hombre alcohólico que murió un año después de cirrosis. Se casó por segunda vez con David Nation, sacerdote y abogado de Texas, pasando a llamarse Carrie A. Nation, creando así un curioso juego de palabras: “carry a nation (guiar a una nación)”.

Su gran envergadura (medía 1,82 y pesaba 79 kilos), junto a su extravagante manera de irrumpir en los bares y destrozar todo con su hacha, la convirtieron en una mujer muy popular. Entre 1900 y 1910 fue encarcelada 30 veces por sus violentas irrupciones en tugurios de Kansas y Missouri. Carrie pagaba las multas con el dinero que obtenía trCARRIE NATION (2)as vender pins en forma de hacha, miniaturas de su “arma de lucha contra la ebriedad”. Ella se definía a sí misma como “un bulldog que corre a los pies de Jesús, ladrando a lo que él rechaza” y afirmaba seguir órdenes divinas cuando atacaba los bares a base de hachazos y plegarias religiosas.

Murió en 1911, a los 65 años de edad. La Asociación de Mujeres Cristianas Abstemias erigió en su honor una placa que rezaba “Fiel a la causa de la abstinencia, hizo lo que pudo”. Su vida sirvió de argumento para una ópera de dos actos escrita por Douglas Moore en 1966.

 

Vía| Sanmartin Fenorella, Natalia. “El despertar de la señorita Prim”. Ed. Planeta.

Más información| La información

Imagen| Carrie Nation, tumba

En QAH| Las drogas y el alcohol en la Prehistoria

RELACIONADOS