Patrimonio 


Caraca, la primera ciudad romana en Guadalajara

Como siempre decimos en este pequeño rincón de Qué Aprendemos Hoy, la arqueología española nunca descansa. En verano tampoco paramos de recibir buenas y nuevas noticias.

Definitivamente, se confirma la hipótesis sobre los restos hallados bajo la ermita del Cerro de la Virgen de la Muela; esta hipótesis, lanzada por Emilio Gamo hace unos meses (como bien nos hicimos eco en QAH), identificaba las ruinas con la ciudad romana de Caraca, gracias a las intervenciones con la técnica de georradar y posteriormente con las prospecciones llevadas a cabo in situ.

Caraca, la primera ciudad romana en Guadalajara

Las excavaciones llevadas a cabo en el Cerro de la Virgen de la Muela, al sur de Driebes, están dando buenos y jugosos resultados. Durante esta campaña de verano, iniciada a mediados de julio, se han detectado zonas que podrían ser el pórtico y la cabecera del foro.

Se estima que Caraca podría haber sido una ciudad mediana, con alrededor de unos 1500-1800 habitantes. Existe un acueducto de unos tres kilómetros recuperado parcialmente que refuta esta primera estimación de población en la ciudad. Desde luego, no era mal sitio: Caraca, en su emplazamiento estratégico, dominaba el Tajo en su zona norte y controlaba arroyos y vegas circundantes.

Mapa histórico del IGN: en el centro aparece Caraca, junto al Tajo.

Además, hay motivos para pensar que existía en esta zona una industria que explotaba el lapis specularis, esto es, un tipo de piedra de yeso selenítica especular traslúcida. Fue un mineral muy valorado en la Antigua Roma. Las canteras de esta piedra fueron explotadas durante los siglos I y II d. C. en la provincia de Hispania para la fabricación, a modo de cristal, de ventanas. En minas halladas a 100.000 pasos (unos 150 km) alrededor de Segóbriga, se obtenía la más traslúcida de esta piedra cerca de esta ciudad. Se extraía de pozos profundos en el subsuelo, encajado en otras rocas, siendo necesario separarlo de éstas una vez en la superficie. (De hecho, tradicionalmente se ha dicho que Osa de la Vega tenía la mejor mina de la zona, a unos 32km de Segóbriga. La distancia entre Driebes y Segóbriga es de unos 63 km.)

Trabajos arqueológicos en Caraca

También se explotaba la fabricación de objetos de esparto, aunque no reportaba ni tanto dinero ni tanto prestigio. En la ciudad de Pompeya se han encontrado restos de edificios con ventanas de lapis specularis y en el Museo Nacional de Arte Romano de Mérida se puede observar una reproducción de una ventana acristalada con esta piedra tan especial.

Se cree que este lugar estuvo habitado desde comienzos del primer milenio antes de Cristo y fue un «oppidum», un asentamiento carpetano antes de la romanización. Esto se irá descubriendo conforme avancen las distintas campanas de excavación, aunque dado que el lugar es realmente excepcional desde el punto de vista defensivo, no es difícil imaginar más pobladores previos a Roma.

«Quizá el declive del uso del lapis specularis tuvo relación con el abandono de Caraca en el siglo II d.C.», sugiere el arqueólogo Saúl Martín. Se sabe que el asentamiento romano es abandonado en el siglo II ya que cesan las actividades mineras en esta zona. Quizás cabría pensar que se agotó esta piedra y a resueltas de esto, la ciudad fue abandonada.

Sea como fuere, seguiremos con mucha atención los resultados de esta campaña de excavación que finaliza a mediados de agosto, a ver qué nos depara el análisis exhaustivo de toda la información recogida en este tiempo.

 

Vía| La túnica de Neso, ABC

Más información| Wikipedia

Imagen| ABC

En QAH| Driebes: ¿Descubierta, al fin, la Caraca romana?

RELACIONADOS