Historia 


“Cantabria entre Comillas”

Ya estamos aquí otro 17 más con un nuevo artículo. En este mes de abril quiero que nos acerquemos un poco más a la historia de la localidad cántabra de Comillas. Tras visitar el municipio en mis vacaciones de Semana Santa y sorprenderme muy satisfactoriamente, me pareció una buena idea compartirlo con mis lectores.

Antiguo Ayuntamiento

Antiguo Ayuntamiento

Comillas es una localidad de la comunidad autónoma de Cantabria, situada en la comarca de la costa occidental de dicha región. Se encuentra a 50 kilómetros de la capital, Santander.  El municipio está  bañado por el mar Cantábrico. El origen del topónimo Comillas deriva de la orografía de la zona, caracterizada por un suave relieve de colinas y dolinas. Este relieve debió de ser el condicionante para los primeros asentamientos durante la Prehistoria. Ejemplo de ello son los yacimientos arqueológicos localizados como el de las cuevas de la Meaza y Meaza II con una antigüedad de 18.000 años.

El poblamiento continuó en cuevas, encontrando numerosas por la zona, hasta que mejoraron las condiciones climáticas propiciando la vida al aire libre. Cerca de Peña Castillo, localidad cercana, se localiza un castro con indicios de poblamiento de la Edad de la Hierro. Son solo indicios ya que el castro ha desaparecido por actividades extractivas.Comillas

De época romana, en Comillas encontramos referencias a varias explotaciones extractivas sobre todo relacionadas con la minería. Ha aparecido también un altar votivo dedicado a Júpiter. También se han hallado una serie de monedas romanas en la ría de la Rabia. Las monedas cuentan con características de protección a la ría y ha servido para argumentar la existencia de un posible fondeadero romano en la zona.

En los siglos medievales se empieza a formar lo que hoy conocemos como el casco antiguo de Comillas. Con el paso de los siglos se empiezan a crear pequeños barrios como el llamado de Sobrellano o Campío, que se van extendiendo. Se destaca el entorno de la plaza y la Ermita de San Juan donde se encuentra el Antiguo Ayuntamiento. El entramado urbano y las hileras de casas adosadas justifican la organización urbanística de esta villa en la Edad Media.

La principal actividad económica de la localidad desde época medieval, era la pesca. Ésta, primero se realizaba en pequeñas pinazas que varaban en la costa hasta que en el siglo XVII se empieza a construir el puerto. Una de las principales actividades fue la captura de la ballena, hasta tal punto que Comillas se convirtió en el último puerto ballenero de la cornisa cantábrica.

Después de seguir un criterio cronológico e histórico a través de la historia de la localidad cántabra, hay que señalar lo más destacable que encontramos en ella, y es que Comillas es uno de los pocos lugares fuera de Cataluña en el que hallamos la impronta de artistas modernistas como Antonio Gaudí, siendo sus obras abundantes y visibles por toda la villa. De estas obras, sobresale sin ninguna duda El Capricho.

Universidad Pontificia de ComillasAdemás, la localidad da nombre a la Universidad Pontificia de Comillas, ubicada originalmente en esta villa cántabra hasta su traslado a Madrid. Los antiguos edificios de la universidad son uno de los mejores ejemplos del modernismo de la localidad.

ANTONIO LÓPEZ

Casa del Duque en ComillasPara comenzar a hablar de Gaudí, antes hay que hacerlo de Antonio López. Antonio nació en Comillas en 1817. Era hijo de una familia de hidalgos empobrecidos. Se marchó a Cuba donde hizo fortuna y a su regreso se estableció en Barcelona hacia 1853. En la ciudad condal consolidó y amplió su imperio mercantil y financiero, convirtiéndose en uno de los hombres más ricos de España. Hay que señalar que Antonio López fue una figura de vital importancia en el grupo catalán que promovió la Restauración monárquica en España en 1874. Por esa razón, Alfonso XII creó el título de Marqués de Comillas en 1878 condecorándole a él. Unos años más tarde, el monarca lo nombrará Grande de España.

Palacio Sobrellano

Palacio Sobrellano

La familia real fue invitada por Antonio López en 1881 para que veraneara en Comillas. Desde ese año surgirán en la villa un conjunto de obras (siempre bajo el mecenazgo y tutela del marqués) que preludian lo que más tarde se llamaría el movimiento modernista. A partir de ese momento, fueron numerosos los desembarcos en la villa cántabra de arquitectos, escultores, pintores y artesanos catalanes llamados por el marqués.

Algunos de estos, como Joan Martorell (uno de los maestros de Gaudí y al que recomendaría para que dirigiera las obras de la Sagrada Familia). Este realizó para el marqués la Capilla-Panteón (1878-1881), el Palacio de Sobrellano (1878-1889) y el Seminario de los jesuitas (1882-1892). Otro arquitecto importante fue Oriol Mestres, el cual realizó La Portilla en 1871, residencia de las infantas en Comillas. Estos dos arquitectos designaron como ayudantes y colaboradores a dos promesas: Cristóbal Cascante y Antoni Gaudí.

ANTONI GAUDÍ

Gaudí diseñó tres construcciones para Comillas:

Un Kiosco (1881), seguramente con funciones de “Fumador” y hoy desaparecido.

La Puerta de los Pájaros (1900), una portilla para coches en la que, sobre la de los peatones, realizó un agujero para que, poéticamente, entrasen los pájaros, y que supone a nivel estilístico el paso a la época de madurez del arquitecto.

-Y como obra arquitectónica destacable, El Capricho (1883-1885), villa de recreo para Màximo Díaz de Quijano, concuñado del marqués.

El Capricho

El CaprichoEl Capricho es una muestra de la plenitud de la tendencia oriental en la que Gaudí halló espléndidas soluciones, como la torre-minarete (o alminar persa) y que es el elemento definitorio de esta obra y el primer precedente de una solución arquitectónica que aparecerá en futuras construcciones como serán los Pabellones del Parque Güell. En el remate de la torre, toda ella revestida de la misma cerámica que las franjas, acentuando así su verticalidad, hay un delicioso templete sostenido por cuatro columnas de fundición, en el que la geometrización de la cúpula es un verdadero cubismo realizado con un cuarto de siglo de antelación.

También hay que destacar en esta primera obra de Gaudí (lo que será una constante en su obra) la extraordinaria adaptación a las características del contratante. Díaz de Quijano era músico amateur y coleccionista de plantas exóticas. El Capricho, cuyo nombre evoca, precisamente, la composición musical libre y fantasiosa, tenía planta en forma de U para abrigar del viento del norte un gran invernadero orientado al sur donde el propietario atesoraba las plantas que le traían de ultramar. Y Gaudí reflejó la pasión del propietario por la música en diversos elementos, tanto en la decoración interior, como en el exterior. Es el caso de las vidrieras de la libélula con una guitarra y la del gorrión sobre un órgano, o del banco-balcón, donde los contrapesos de la ventana de guillotina eran tubos metálicos que al subir o bajar eran percutidos por un vástago y emitían agradables sonidos musicales.

La importancia del Capricho, así como de la Casa Vicens, es que son los primeros edificios de Gaudí y, por consiguiente, obras importantísimas para el devenir de la carrera del arquitecto y esenciales para el estudio de la trayectoria del conjunto de su obra y definitorias del estilo de su primera época.

El exterior del edificio se caracteriza por la utilización de la piedra en la parte baja, del ladrillo visto adornado con franjas de cerámica vidriada que representan girasoles y hojas en el resto, y la superposición de la superficie curva frente a la recta

A principios de 1881 llegaron de Barcelona veintidós vagones de tren cargados de mercancía para los preparativos de la recepción real y con más de trescientos operarios, Comillas entró en la historia de los movimientos artísticos europeos anticipando a menudo muchas de las características que se desarrollarán después en torno al llamado Art Nouveau.

El Capricho

El Capricho

Espero que os haya gustado este recorrido por la localidad cántabra. Sin duda, todo un descubrimiento para mí. Os recomiendo visitarla. Os dejo alguna foto de mi visita a Comillas. Este artículo quiero además dedicárselo a mis compañeras  de aventuras en el viaje.

 

 

Vía|SAMA GARCÍA, A., El manifiesto del girasol. Una obra maestra de Gaudí: El Capricho de Comillas, Universidad de Cantabria, 2014

http://www.elcaprichodegaudi.com/descubre/el-capricho-de-gaudi

Más información| www.comillas.es

En QAH|Los protagonistas de las guerras cántabras, Gaudí no es sólo Barcelona

 

 

 

 

RELACIONADOS