Cultura y Sociedad, QAH Viajeros 


Canadá: algo más que tranquilidad y naturaleza

Banderas en Canadá Place, Vancouver

Los canadienses comparten junto con los estadounidenses y los mejicanos la extensa Norteamérica. Los españoles solemos referirnos bajo el término “americano” a estadounidenses y canadienses por igual, sin tener en cuenta las diferencias que existen entre ambos pueblos y sus caracteres.

Canadá como tal, se independizo de Inglaterra el 1 de julio de 1867 y desde entonces se celebra por todo lo alto el Canada Day. Su separación a diferencia de la de Estados Unidos fue cordial y hoy en día se sigue manteniendo un alto nivel de relaciones bilaterales entre ambos países.

Los canadienses son un “pueblo” joven, sin unas tradiciones históricamente arraigadas y con una enorme influencia de diferentes culturas que configuran su sociedad actual. Hay ciudades como Vancouver, donde la población de descendencia asiática es altísima. Hay suburbios, como el de Richmond donde llegan a superar al 60 % de su población y donde se pueden encontrar tiendas, carteles y lugares propios de una ciudad asiática.

En verano especialmente esta interculturalidad se hace más notable. Las grandes ciudades se visten de colores, música y comida tradicional en diferentes festivales latinos donde diversas comunidades celebran con orgullo sus orígenes y el resto de los ciudadanos disfrutan de los mismos.

Los canadienses se caracterizan por ser muy educados y cordiales, lo que en ingles se puede englobar con el termino “nice”. Están acostumbrados a  vivir en ciudades multiculturales, con lo que son abiertos de mente y no hay lugar para el racismo. Evidentemente no es lo mismo un canadiense de un pequeño pueblo de las Rocosas que un ciudadano de Toronto o Vancouver, pero la cordialidad y el ser “open mind”, son rasgos distintivos de su cultura. En España nos seria extraño si cuando vamos a pagar en el supermercado nos preguntan que tal ha ido nuestro día y se charloteara antes de pagar, pero en Canadá es lo normal. Para nada seria educado el “un café”. El “un café” a la canadiense se tiene que acompañar de un “¿Que tal el día? ¿Has visto el partido de Hockey?…. Me gustaría tomar un café…  Otro ejemplo es el de dar las gracias al conductor cuando la gente baja del autobús.

Por lo general los canadienses son tranquilos, incluso en las grandes ciudades. No es normal ver a alguien corriendo por no llegar a tiempo, saben guardar colas eternas de modo pacifico aunque sean rebajas u hora punta en el transporte público y se palpa en el ambiente esta tranquilidad y civismo público.

Tradicional poutine

En cuanto a los deportes, los canadienses son bastante deportistas y saben aprovechar las diferentes opciones del lugar donde viven.  La naturaleza es algo con lo que han crecido y por lo tanto no es de extrañar que muchos sepan tanto esquiar, como navegar o sean aficionados a  deportes acuáticos, entre otros. Sin duda alguna el deporte rey, el equivalente a nuestro futbol, es el hockey sobre hielo. El país cuenta con algunos de los mejores equipos de la disciplina y los canadienses sienten fervor hacia el mismo.

Un movimiento muy extendido en la alimentación es el ser vegano, también vegetariano y practicar disciplinas para entrenar cuerpo y mente como el yoga. Vaya donde vayas podrás probar mil comidas diferentes hechas con “maple” (por algo aparece como símbolo en la bandera canadiense) o si prefieres salado, salmón en todas sus modalidades. Por no olvidarse de la típica poutine, una especie de patatas fritas con salsas y queso. Son los 3 platos básicos de la cocina canadiense.

Cada persona es un mundo y las generalidades obviamente no engloban todas las posibles excepciones, pero si visitáis Canadá, ser amables porque ellos lo serán con vosotros, optar con la Veggie Burger como fast food y probar a escalar montañas o hacer yoga en la playa.

 

Vía| INTERNeX Canada Blog

Imagen| Bandera, Poutine

En QAH| Budapest, la París centroeuropea, Nepal: en la cima del mundo, Decir Roma es decir amor al revés

RELACIONADOS