Jurídico 


¿Cabe la acumulación subjetiva de acciones en materia de participaciones preferentes? (I)

descargaEl estudio de un aspecto procesal tan específico como es cuestionarse la procedencia o improcedencia de la acumulación subjetiva de acciones, o presentación de las denominadas demandas colectivas en materia de participaciones preferentes, nos obliga, como punto de partida, a explicar cuál es el objetivo que se pretende con dicha acumulación, para posteriormente entrar a valorar la procedencia o improcedencia de la misma.

Tradicionalmente, se ha venido manteniendo que la acumulación subjetiva de acciones puede tener un fundamento doble:

A) En primer término, sirve esta institución a la economía procesal, por cuanto habrá un solo proceso, en  vez de varios, de donde se deduce una reducción tanto de los costes económicos y personales como de la propia “energía jurisdiccional”.

B)  En la medida en que las acciones que se acumulen sean conexas su tramitación conjunta y, sobre todo, su decisión en una sola sentencia permitirán conjurar el peligro de que se llegara a dictar resoluciones contradictorias.

Sin embargo no se puede obviar, de otro lado, que en determinadas ocasiones la presentación de una demanda colectiva crea una “ficción” amplificada de la gravedad real de la situación existente, fuego avivado también por los medios de comunicación, repercusión que no se generaría con el ejercicio de acciones de carácter individual. Con todo ello se consigue que sea más difícil apreciar las debilidades individuales de cada asunto e incidir sobre la defensa de la otra parte, en este caso la entidad financiera, que en el plazo de 20 días tendrá que dar contestación a ésta, cuando la realidad es que son un conjunto de reclamaciones bien distintas.

De un tiempo a esta parte, la interposición de demandas con acumulación subjetiva de acciones en materia participaciones preferentes, o más genéricamente en la contratación de productos financieros, ha sufrido un incremento. Ahora bien, ¿cabe la acumulación subjetiva de acciones en materia de participaciones preferentes?

Como muchas otras cuestiones de Derecho existen quienes consideran que no se cumplen los requisitos legales (contenidos en la LEC) y los jurisprudenciales para que se puedan admitir dichas reclamaciones y, de otro lado, los que estiman que la presentación de demandas colectivas en materia de preferentes es una cuestión totalmente lícita y ajustada a Derecho.

Pardillos pringadosEn la primera de las líneas se vienen manifestando los últimos pronunciamientos judiciales que a tal efecto vienen desechando esta posibilidad. Así la Audiencia Provincial de A Coruña, mediante Auto de fecha 15 de Febrero del presente año, desestimó el recurso de apelación interpuesto por la Fiscalía del Tribunal Superior de Xusticia de Galicia, sobre demanda colectiva de afectados por participaciones preferentes y obligaciones subordinadas de Novagalicia Banco, confirmando en su integridad el Auto dictado por el Juzgado de Primera Instancia nº 11 de A Coruña, de fecha 18 de Septiembre del pasado año. En el referido Auto la Sala Tercera de la Audiencia defiende el inexcusable análisis de cada caso en concreto, no pudiendo calificarse como de colectiva la que se denomina como acción de nulidad y resarcimiento, por la falta de información o por los vicios de consentimiento, existiendo derechos individuales y subjetivos específicos de cada persona que intervino en los contratos.

Alega la Audiencia que mediante la demanda colectiva presentada por la Fiscalía “lo pretendido es que se está ante una práctica abusiva prohibida por la legislación de los consumidores y usuarios”. Entendiendo, así mismo, que “no se pide la nulidad de determinadas cláusulas contractuales genéricamente, sino la de los contratos en particular en que se haya inducido a los clientes a contratar sobre la creencia de que se estaba celebrando un contrato de depósito a plazo; o bien, en otros casos por no haberse suministrado información suficiente sobre los riesgos de la operación”. Por todo ello, razona la Sección Tercera de la Audiencia que lo que se pretende es “una pseudo-acción colectiva de nulidad/anulabilidad contractual, sin que para ello exista una previsión legislativa específica, atribuyendo la legitimación al Ministerio Fiscal”.

Por último, hace referencia el citado Auto a otro emitido por la misma Sala de la Audiencia Provincial, de fecha 18 de Enero, en el que se concluía que “el mero hecho de que los contratos funcionan de forma similar no permite estimar que se esté ante el mismo título”. Alegando, así, que “una cláusula puede ser oscura en un contrato y no serlo en otro […] Las causas de nulidad invocadas son diferentes y los hechos son diferentes”.

Sobre este respecto continuaremos y concluiremos en el siguiente post.

Vía| Acumulación subjetiva de acciones en materia de preferentes

Imagen| Producto financiero, pardillos

En QAH| ¿Cabe la acumulación subjetiva de acciones en materia de participaciones preferentes? (II)¿Cabe la acumulación subjetiva de acciones en materia de participaciones preferentes? (III)

RELACIONADOS