Cultura y Sociedad, QAH Viajeros 


Budapest, la París centroeuropea

Budapest, capital de Hungría, fue fundada en 1873, cuando las tres localidades de Óbuda, Buda y Pest se unieron. Si bien habían existido siempre vínculos entre ellas, hasta ese momento se trataban de poblaciones independientes.

Es por este motivo, entre muchos otros, que Budapest es una ciudad llena de contrastes. Situada a orillas del Danubio, que divide Budapest en dos mitades, por un lado la medieval Buda y por otro la elegante Pest.

Esta ciudad es muy famosa por sus balnearios, siendo incluso llamada a menudo “ ciudad de los balnearios” o la “París centroeuropea”, por su magnífica arquitectura. Además, a finales de cada marzo se celebra en Budapest el Festival de Primavera, siendo el principal evento cultural del país y uno de los más importantes de Europa.

En un viaje a Budapest, existen una serie de sitios que no podemos dejar de visitar. Normalmente, la visita se divide entre la zona de Buda y la de Pest.

Así, en Buda, nos encontramos con el Palacio Real, totalmente reconstruido, que está situado en el sitio exacto donde en el siglo XII se levantara el castillo de Buda. En la misma sede del Palacio se encuentra el Museo de Historia de Budapest, también llamado Museo del Castillo, que recoge los acontecimientos más importantes de la ciudad de los últimos años, así como otros museos.

Tampoco podemos perdernos la Iglesia de Matías, en el corazón de Buda. Si bien el modelo actual es fruto de una restauración, sus orígenes se remontan al siglo XIII. La iglesia se encuentra en una bonita plaza con una gran columna, la columna de la Santísima Trinidad, que se dice que fue construida para salvar a Buda de la peste.

El Bastión de los pescadores es un mirador desde el que podemos obtener unas maravillosas vistas del Danubio y de Pest.

La Colina de Gellért, con 235 metros, es otro magnífico mirador. Lleva el nombre del obispo Gellért, a quien, según cuenta la leyenda se le encomendó la misión de cristianizar Hungría, misión que le costó la vida, pues unos paganos lo encerraron en un baúl y lo arrojaron al Danubio. Aquí se encuentran tres balnearios (Ruda, Gellért y Rac).

La ciudad cuenta también con ruinas romanas, la ciudad de Aquincum, pero que cambió su nombre por Óbuda cuando se levantó el Palacio Real. El Puente de las Cadenas, es el más antiguo y bello de los nueve puentes que unen Buda y Pest, fue volado por los nazis y vuelto a reconstruir tras la guerra.

Cruzando este puente nos encontramos en la zona de Pest, con un gran patrimonio artístico y cultural. La plaza Roosevelt, acoge en su seno a la Academia de las Ciencias de Hungría y el Palacio de Gresham.

El edificio del Parlamento es uno de los edificios más significativos de Budapest, siendo la sede de la Asamblea Nacional, y data del año 1885. La cúpula tiene 96 metros, haciendo honor al año de la fundación de Hungría (896).

La Plaza de la Libertad es una excelente muestra de la arquitectura del siglo XX. Tras esto, pasamos a visitar la famosa Basílica de San Esteban, que alberga el brazo momificado del santo, patrón de Hungría y primer monarca del País. Por otra parte, el Teatro de la Ópera está considerado como uno de los escenarios de la lírica más bellos del país.

Por último, y, si bien faltan innumerables sitios dignos de mencionar, nos encontramos con la Plaza de los Héroes, presidida por el monumento al Milenario, con una columna de 36 metros de altura. En esta plaza se encuentran también el Museo de Bellas Artes y la Sala de Exposiciones Mücsarnok, que no debemos dejar de visitar.

 

Vía| Colección Turismo Europa, Budapest

Imágenes| Wikimedia

Más información| Turismo Budapest

RELACIONADOS