Actualidad Jurídica, Derecho de la Unión Europea, Derecho Internacional, Jurídico 


Brexit, otro intento contra la integración europea

Brexit

En el año 2005, tras un referéndum consultivo, Francia y los Países Bajos decían ‘no’, en Mayo y Junio respectivamente, a una Constitución para Europa, siguiéndole un rechazo en cadena por más países de la Unión, tras un ascenso, Tratado tras Tratado, del acervo comunitario, es decir, de la idea de unión y sus consecuencias legales por parte de los Estados de Europa, suponiendo un choque frontal y repentino hacia aquellas personas que pretendían unos Estados Unidos de Europa, abriendo la posibilidad de dar marcha atrás en la integración europea, y abriendo también, un periodo de pesimismo europeísta. Finalmente, el Tratado de Lisboa, modificó el Tratado de la Unión Europea pero con el mismo contenido que el Tratado Constitucional, desapareciendo toda intención de una Europa Federal, y dando la posibilidad de salirse de la Unión.

Actualmente, puede que se estrene la posibilidad que otorga el artículo 50 del Tratado de la Unión Europea, debido al famoso ”Brexit” (término utilizado para denominar al referéndum que David Cameron, Primer Ministro Británico ha puesto en marcha, y prometió si ganaba las elecciones británicas de 2015), de que un país abandone la Unión Europea. Este referéndum es debido, a la siempre demostrada resistencia a ceder soberanía por parte de los conservadores británicos, así como los perjuicios, que a juicio del Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP), ha sufrido durante toda la crisis, junto con la necesidad de que dicho país salga de la Unión, como consecuencia de sus posturas ideológicas acerca de la inmigración, control de sus fronteras, no cesión de soberanía y desacuerdo en el aporte económico del Reino Unido a la UE.

En definitiva, si el Reino Unido saliese de la Unión, ¿veríamos cómo otros países donde el anti-europeísmo ha calado más hondo, como consecuencia de la crisis y el discurso anti-euro que se ha propugnado por parte de los partidos más nacionalistas,surgidos en los últimos años, produciría un efecto dominó en el futuro?, o por otro lado, ¿la Unión Europea sufriría un descalabro importante con esta salida, pero renegociaría políticamente estrategias y términos para una posible vuelta del Reino Unido a la Unión, en un futuro?

Así pues, muchos opinan que el Reino Unido debería de mantener un libre comercio con la Unión Europea para evitar consecuencias sobre su economía; propuesta que ha sido tachada de ‘interesada’ al solo querer los beneficios, pero no la cargas de pertenecer a una Unión Europea con un deseo insaciable de integración, a pesar de los varapalos sufridos con el Tratado Constitutivo de 2004 y la posibilidad de la salida de la Unión, introducida por el Tratado de Lisboa.

Vía| ElConfidencial, ElPaís,
Más información|ElPaís
Imagen| clamorinternacionalcontraelBrexit

RELACIONADOS