Historia 


Breve introducción a las rivalidades hispano-francesas en el siglo XVI

En este artículo intentaremos, en la medida de los posible, realizar una breve introducción a la rivalidad existente entre la Monarquía Católica y Francia. Es un articulo introductorio para poder entender el por qué de esta realidad que llevó al enfrentamiento directo entre estos dos estados durante toda la Edad Moderna.

220px-Emperor_charles_v

Emperador Carlos V

La rivalidad entre Carlos V y Francisco I se remonta a principios del siglo XVI, concretamente en el año 1519, momento de la elección imperial de Carlos V. entre 1521 y 1544 se mantuvieron cuatro guerras: dos en la década de los años 20, una en la década de los años 30 y otra en la década de los años 40 (aunque existe otra en los años 50, tras la muerte de Francisco I).

El origen de la pugna se remonta a la coincidencia de la pretensión francesa y aragonesa por dominar Italia. Francia percibía que estaba rodeada por los dominios de Carlos V. Francisco I reivindicaba Navarra, ya que en 1512, Fernando “el Católico” destrona a la casa de Labrit, de origen francés, y también reivindicaba el Rosellón. Carlos V, a su vez, reclamaba Borgoña (misión que legó a su hijo Felipe II en las instrucciones de 1548, donde la denomina como “nuestra patria”) y Milán.

Francis1-1

Francisco I de Francia

Francisco I tenía unos territorios compactos, con un importante potencial demográfico, una facilidad para hacer alianzas con terceros por presumírsele más débil, condición que aprovechó. Para Carlos V, el domino de Milán era crucial para mantener la comunicación de las posesiones italianas con las alemanas y Flandes, el conocido como Camino Español. Por su lado, Francisco I quería el control de Milán para poder conectar con Venecia, rodeada de territorios imperiales, y así mejorar sus condiciones comerciales.Las rivalidades personales, las reivindicaciones dinásticas y la formación en Francia de una monarquía de corte nacional, chocaban con la pretensión de Carlos V de construir una Monarquía Universal Católica. Por su parte, Francisco I también aspiraba a construir un imperio en el Mediterráneo Occidental; para ello era clave el dominio de Italia, pues el daba prestigio, riqueza y era una misión factible debido a su debilidad motivada por la fragmentación política que existía.

El monarca francés aprovechó la sublevación de los Comuneros de Castilla para invadir Navarra y Flandes, aunque sin éxito. Esta invasión francesa de territorio navarro en 1521 provocó la caída de Pamplona y Estella. Finalmente esta invasión fue rechazada, pero poco después los franceses tomaron Fuenterrabía, la cual mantuvieron durante 3 años (hasta 1524).

No obstante, las etapas decisivas de esta primera guerra se desarrollaron en Italia, llegando al punto de que Francisco I fue expulsado del Milanesado. En la batalla de Pavía (1525) el ejército francés fue derrotado y el propio monarca fue hecho prisionero. Gracias al Tratado de Madrid, el monarca francés quedó en libertad y Francisco I comprendió y reconoció su derrota, comprometiéndose a devolver Borgoña y a retirarse de Milán. El nuevo conflicto surgió cuando Francisco I no cumplió el tratado de Madrid de 1526 y reanudó la lucha hasta la paz de Cambray de 1529. Durante esta segunda guerra se produjo el saco de Roma (1527), en cuyo transcurso el ejército imperial de Carlos V saqueó la Ciudad Eterna durante una semana. La defección de la marina genovesa, que se pasó al bando imperial junto con su almirante Andrea Doria, aseguró la victoria carolina y el dominio de los Habsburgo sobre el Milanesado.

En la paz de Cambray, Carlos V renunció a Borgoña y Francisco I a Milán, donde fue sustituido a Francisco de Sforza, feudatario del Emperador. A la altura de 1530, el poder de Carlos V entró en su punto de mayor apogeo. En este mismo año, fue cuando se dirigió a Italia para recibir en Bolonia la corona imperial de manos del Papa Clemente VII. Con la concesión imperial Carlos V se convirtió en el árbitro de los destinos italianos.

2BacHisT08mapa-herenciacarlosv

Mapa de los territorios europeos de Carlos V, rodeando a la Francia de Francisco I

La muerte de Francisco de Sforza, proporcionó la ocasión para una nueva guerra (1536-1538). En esta nueva contienda, Francisco I se alió con los turcos, a los que ofreció el puerto de Tolón (en el sur de Francia). Carlos V reaccionó a esta alianza con la invasión de Provenza, pero tuvo que retroceder ante la ausencia de pertrechos. Cuando los dos contingentes quedaron agotados y sin posibilidades de avanzar, se firmó una tregua en Niza.

Todavía hubo una cuarta guerra entre ambos monarcas entre 1542 y 1545, que tampoco tuvo un resultado claro. Carlos V tenía una grandísima fuerza militar pero tampoco la suficiente como para derrotar definitivamente a Francia. Otro problema, o factor que provocó la sucesión de guerras es que los distintos príncipes alemanes, Enrique VIII y el Papado no deseaban una victoria total del Emperador, pues significaría una hegemonía total del monarca, con todo lo que ello suponía. El resultado más claro de este enfrentamiento fue el endeudamiento de ambos estados, tanto a corto plazo con los juros, como a largo plazo con los banqueros.

Al final del reinado de Carlos V, queda patente el fracaso de su proyecto político concebido en sus años de juventud: la instauración de una Monarquía Universal Católica. El Emperador no consiguió que Francia se adhiriese voluntariamente a un sistema europeo occidental de inspiración cristiana y dirigido por los Habsburgo. La división de sus territorios puso de manifiesto la fortaleza de sus enemigos, los cuales impusieron la división del imperio: la corona imperial fue transmitida a su hermano Fernando, mientras que el resto de los territorios pasaron a manos de su hijo Felipe II.


 

En colaboración con QAH| Mundo Histórico

Vía| Floristán, Alfredo (coord.). (2009). Historia Moderna Universal. Barcelona: Ariel.

Rivero Rodríguez, Manuel. (2000). Diplomacia y relaciones internacionales en la Edad Moderna. Madrid: Alianza Editorial.

Cameron, Euan. (2006). Historia de Europa de Oxford. El siglo XVI. Barcelona: Crítica.

Imagen|Carlos V, Francisco I, mapa territorios de Carlos V

En QAH| Auge y ocaso de un emperador: La primera abdicación (documentada) de España

 

RELACIONADOS