Economía y Empresa, Jurídico 


Bonos y obligaciones del Estado: actualidad, definición y diferencias

Los bonos y obligaciones del Tesoro están a la orden del día, los periódicos de la presa  salmón suelen dedicar casi diario una noticia al comportamiento que la emisión de  deuda del estado está teniendo en los mercados. En función de como los mercados  reciban esta emisión servirá como termómetro para valorar el concepto de  recuperación sobre nuestro déficit que tiene Europa y el resto del mundo.

Pues precisamente para ser capaces de comprender, en qué consisten y cómo  funcionan, conviene empezar recordando…

1. ¿Qué son?

Son activos financieros de renta fija – préstamo que se realiza al emisor que en este caso es el Tesoro Público (a través de la Dirección General del Tesoro), considerado como emisor de riesgo cero. El plazo es superior a 2 años.

2. ¿Qué diferencia un bono de una obligación?

La diferencia entre un bono y una obligación del Estado es tan sólo el plazo de amortización, que en el caso de los Bonos oscila entre 2 y 5 años, mientras que en las Obligaciones es superior a 5 años.

3. ¿Qué características tienen en común?

  • Son títulos con interés periódico, en forma de cupón, a diferencia de las Letras del Tesoro, que se emiten al descuento y por tanto pagan los intereses al vencimiento. El cupón de los bonos y obligaciones se devenga cada año y representa el tipo de interés nominal o facial del activo.
  • Valor nominal: Ha desaparecido el concepto de valor nominal unitario de la Deuda Pública, como consecuencia de lo dispuesto en el apartado primero de la Orden de 14 de octubre de 1988 del Ministerio de Economía y Hacienda (B.O.E. núm. 254, de 23 de octubre). En consecuencia, las tenencias individuales de cada código valor de Deuda del Estado anotada de cada una de dichas modalidades quedarán representadas por saldos nominales individuales“. El importe mínimo de cada petición es de 1.000 euros (166.386 pesetas), y las peticiones por importe superior han de ser múltiplos de 1.000 euros.
  • Vencimiento: Medio y largo plazo, pertenecen al mercado de capitales. Actualmente el Tesoro emite Bonos y Obligaciones del Estado con los siguientes plazos:

– Bonos tres años

– Bonos a cinco años.

– Obligaciones a diez años

– Obligaciones a quince años

– Obligaciones a treinta años

  • Representados en anotaciones en cuenta en el Banco de España. Es decir, no hay un título físico, sino una anotación informática. El organismo encargado de vigilar este mercado es el Banco de España.
  • Cómo se emiten: Subastas que el Tesoro realiza regularmente para financiar al Estado. Se emiten mediante subasta (si bien pueden adquirirse en subasta, mercado primario, o posteriormente a alguien que las haya comprado, mercado secundario). Ahora bien, las emisiones de estos valores se llevan a cabo mediante sucesivos tramos a fin de alcanzar un volumen en circulación elevado que asegure que los valores sean muy líquidos.
  • Cómo se adquieren: Pueden adquirirse en el mercado primario, directamente al ser emitidas, o bien pueden adquirirse en el mercado secundario, es decir, comprar bonos y obligaciones que pertenecían a alguien distinto.
  • Riesgo: el riesgo de impago se considera cero, dado que el emisor es el Tesoro Público. Por otro lado, el riesgo de perder dinero por tener que venderlo antes de vencimiento es superior al de las letras, dado que su evolución hasta el vencimiento depende la evolución de los tipos de interés.

Vía| Financial Group, S.A.

Imagen| tupiso

En QAH| Los mercados de renta fija en España

RELACIONADOS